viernes, octubre 03, 2014

Dura realidad

Hace muchos años, tantos que casi ni me acuerdo, un agricultor podía vender en origen un kilo de tomates a 1,25 pts. y, ese mismo kilo, obtener en el mercado de destino, Madrid, Valencia, Barcelona o Bilbao, un precio que sobrepasaría con toda seguridad las 5 pts. A mí me sorprendía que esto pudiera ser así, hasta que me explicaron el recorrido del tomate desde la mata hasta la ensalada. Del mismo tomate “comía” el agricultor, mi padre (que ganaba una perrilla por kilo vendido), el corredor de hortalizas, el comprador, los envasadores, el transportista, la compañía que operaba en Mercabarna (que entonces no se llamaba así), los camali, …, y el tendero. Era lógico que, para dar de comer a tanta gente, un  tomate tuviera que engrosar el precio, si bien, no me parecía muy justo el reparto de ganancias ni que algo que yo me comía gratis resultara tan caro para el consumidor  que estaba al otro lado de la Nacional 340.
Si aplicamos la misma progresión a una revista, se puede comprobar que no guarda ningún paralelismo con el tomate: el precio de la revista se calcula al revés, es decir, se marca un importe que pueda ser rentable para el editor (considerando también los ingresos atípicos, tal como pudiera ser la publicidad insertada), y se le aplica el descuento tope que le permite la ley. A partir de ahí, distribuidoras y vendedores se reparten ese descuento. Si en el caso del tomate, los perjudicados eran el agricultor (editor) y los consumidores (lectores), aquí, en el caso de la revista, el mango de la sartén la tiene el editor, para el que el coste de la tirada no es tan determinante como los ingresos atípicos. Quien tiene las manos totalmente amarradas es el vendedor de prensa, el cual no puede cargar sus costes en el precio, que ya le viene dado, del producto. Las distribuidoras fijan los descuentos y los “servicios auxiliares”. Seudónimo, éste último, de lo que cuesta poner las revistas a pie de quiosco; de lo que le cuesta al quiosquero, por supuesto.
Afortunadamente no es lo normal, pero la factura adjunta es un ejemplo de lo que podrían suponer los “servicios auxiliares” para un vendedor de prensa.


La tal factura corresponde a los envíos de una semana atípica, la semana de reapertura del quiosco después de las vacaciones de verano, una semana de tan sólo 4 días, por lo que la factura puede haber sido 1/5 inferior a lo normal; claro que tampoco recoge las devoluciones y, por tanto, tampoco hay albaranes en negativo.
El importe de los “servicios auxiliares” (35,01€) representa el  31,11% del total de la factura (112,55), y nada menos que el 45,15% del valor de la mercancía (77,55). Cualquier comerciante diría que es cuestión de hacer los pedidos con mayor astucia y agrupar las entregas para que éstas sean menos sangrantes, pero el quiosquero no es cualquier comerciante y no tiene mano para proceder con esa astucia; son las distribuidoras las que deciden qué envían y cuándo y cómo lo envían.


De todas formas las cosas cambian cuando se calcula la ganancia del vendedor: de esta factura lo que un quiosquero espera ganar es, en el mejor de los casos, el 25% del valor de la mercancía. Lo habitual es que le represente el 20% o, incluso, el 18. Es decir, que la máxima ganancia a la que se puede aspirar es a 18,89€, de los que hay que descontar el importe de los “servicios auxiliares”, que asciende a 35,01€.

O sea, los quiosqueros seguimos siendo gilipollas.

2 Comments:

At 9/10/14 18:25, Blogger Unknown said...

Cuanta razón tienes, maestro

 
At 25/2/15 11:05, Blogger El Nuvol Constanti said...

... por lo menos espero que no te dejen el género en la acera, como están haciendo con nuestra librería.

SADE lo deja el género tirado en la acera, dice que no hacen responsables si falta algo y además nos dicen que tenemos que pagar 'por el servicio'.

Saludos desde El Núvol, de Constantí.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home