jueves, enero 06, 2011

Código de barras en libros

Iniciamos el año con suavidad y nos adentramos en el código de barras que utilizan los libros. Entendemos como libros aquellos que llegan al quiosco de forma individual y no forman parte de la cartoná ni de las promociones de los diarios.

En el diagrama adjunto puede verse que los libros constituyen un apartado especial dentro de las publicaciones que se venden en un quiosco y, como es fácil de deducir, ello se debe a que los libros, además de venderse en los quioscos, también se venden en las librerías y los libreros forman parte de una categoría humana muy por encima de los quiosqueros. Por eso, y dado que incorporan un código obligatorio susceptible de ser transformado en barras, los libros vienen identificados por su ISBN (códigos de barras que empiezan por 978). En el caso que estudiamos, 519 de 601 (87%) libros catalogados se identifican por su ISBN. Otros 50 libros (8%), que seguramente formaron parte de una promoción o de la cartoná, utilizan un EAN13 Nacional (códigos de barras que empiezan por 84x), y un pírrico (que, aunque lo parezca, no es un gol marcado por Pirri en el último minuto) 1% recurre al ISSN (Pies para quiosquero y Decúbito supino incluidos). El resto, 27 libros, se nos suministra sin código legible.

Con estos datos podría decirse que en los libros se utiliza bien la normativa. ¡Pues no, tampoco! La mayoría de libros procede de SADIBARNA, híbrido de SADE y DISTRIBARNA, que heredó gran parte de los defectos de ambas distribuidoras (y alguna de sus virtudes) como, por ejemplo, el sistema informático. Este sistema informático es el desarrollado por otra empresa del grupo Logista, padre, madre y amante del KIOSNET, y en este punto, precisamente, no acaban de concordar ambos programas.
Quienes no utilicen KIOSNET o no se bajen albaranes electrónicos están de enhorabuena. O casi. Cuando reciban los albaranes de Logista, se limitarán a dar de alta los nuevos artículos y si les llega LOS PILARES DE LA TIERRA, pongamos por caso, introducirán el código de barras (ISBN) y añadirán la publicación. LOS PILARES DE LA TIERRA se llamará siempre LOS PILARES DE LA TIERRA. Sólo hay que hacer una puntualización: a la hora de cuadrar las devoluciones, LOS PILARES DE LA TIERRA no estarán en el lugar que habría de corresponderles al aplicar el orden alfabético sino que ocuparán el lugar de COL. DEBOLSILLO, editorial responsable de su impresión y distribución. Problema éste que podemos considerar mínimo si tenemos en cuenta la multitud de trabas (zancadillas) con que se encuentran los vendedores.
Si en el quiosco está instalado KIOSNET y los albaranes electrónicos se bajan automáticamente, el problema se complica un poco, mejor dicho, el problema se moverá en un arco de intensidad que va desde una pequeña molestia hasta el caos más absoluto. Entendemos que una publicación entra en caos absoluto cuando no somos capaces de identificarla por su código o por su nombre.

Intentamos explicar por qué se puede producir el caos y qué debemos hacer para impedirlo.
Paso 1. Llega el albarán REP00004839. En una de sus líneas aparece LOS PILARES DE LA TIERRA, código de barras (ISBN) 9788499080284 y código interno de proveedor 81092 (madre del cordero). Al ser una publicación única (978), no debería existir el número de entrega o ser 1. LOS PILARES DE LA TIERRA corresponden al número de entrega 988.
Paso 2. Si consultamos, vendemos o mandamos a devolución unos de los ejemplares recibidos de LOS PILARES DE LA TIERRA, comprobaremos con asombro que lo que acabamos de consultar, vender o mandar a devolución es 1 ejemplar de la entrega 988 de COL. DEBOLSILLO.
SADE ha recodificado todos las publicaciones de DEBOLSILLO tal como si fueran una colección (cartoná), sólo que en el albarán viene impreso el título particular de la entrega (libro) en vez del título genérico de la publicación (editorial). A KIOSNET no le llegan estos datos o, si le llegan, los ignora, motivo por el cual jamás encontraremos este libro si lo buscamos por su título (por ejemplo, después de recibir la llamada de devolución). Bien, es cuestión de colocar los libros más o menos juntos para darles un repaso de vez en cuando y controlar sus plazos de devolución; accederemos al programa pertinente a través de su código de barras. ¡Error! En circunstancias aún no determinadas, el programa de recepción de albaranes electrónicos no actualiza la tabla de códigos de barras y, de vez en cuando, hay un código que se queda colgado. Cuando se sabe a qué publicación se refiere, es muy fácil arreglarlo: se accede al albarán correspondiente y se modifica (sin modificar nada) la línea que contiene el código perdido. ¡Ya está! La dificultad estriba en encontrar tal albarán.
Queda intentar buscar el libro por el título de la colección: DEBOLSILLO. Claro que no hay nada que nos diga que la entrega 988 es en realidad LOS PILARES DE LA TIERRA.
Paso 3. Factura de SADIBARNA. Cuando devolvemos algún ejemplar de LOS PILARES DE LA TIERRA, en la lista de publicaciones devueltas aparece LOS PILARES DE LA TIERRA (no es coincidencia), sólo que en nuestro albarán dice COL. DEBOLSILLO entrega 988. Es un problema pequeño puesto que en la factura de SADIBARNA no encontraremos LOS PILARES DE LA TIERRA en la letra L sino en la letra C de COL. DEBOLSILLO.

Quienes trabajen con KIOSNET tienen dos formas de solventar el problema sin crear un caos mayor.
Primera forma: Introducir manualmente todos los albaranes que contengan libros, aunque sea uno solo. Esta solución necesita de los siguientes controles.
a.- En el artículo creado para el libro debe dejarse en blanco el código interno del proveedor (81092 en nuestro caso) so pena que, en adelante, todas las publicaciones de la editorial COL. DEBOLSILLO asuman el nombre LOS PILARES DE LA TIERRA. En su día ya dijimos que, tanto para el programa que utiliza SADIBARNA como para KIOSNET, el código interno asignado por el proveedor es el que define una publicación. Si no queremos perder el control de cada libro habrá que suprimir este código.
b.- No debe darse al albarán el número que le ha asignado SADIBARNA. Nuestro albarán REP00004839 deberá introducirse como REPX0004839, por ejemplo. El motivo es que, durante varios días (no hemos tenido paciencia para determinar cuántos), la recepción de albaranes electrónicos comprueba que se hayan recibido bien los anteriores y, si no coinciden, los vuelve a bajar machacando nuestro trabajo. Sucede lo mismo si eliminamos el albarán original.
c.- Cuando nuestro albarán manual REPX0004839 haya sido facturado, podemos eliminar el albarán electrónico REP00004839 y comprobar que al día siguiente no se vuelve a recibir.
Segunda forma. Es algo más laboriosa pero más segura.
Paso 1.- Se crean los artículos que correspondan a los libros que contiene el albarán teniendo cuidado en que el código interno asignado por el proveedor quede en blanco.
Paso 2.- Se crea un albarán teórico, con idéntico vencimiento al original, en el que las líneas que corresponden a libros se introducen en negativo utilizando la publicación COL. DEBOLSILLO entrega 988, y en positivo utilizando la nueva publicación LOS PILARES DE LA TIERRA. El importe de este albarán ha de ser cero.
Paso 3.- A la hora de vender o devolver el producto aparecerán dos publicaciones en pantalla. Seleccionaremos la línea LOS PILARES DE LA TIERRA.
Paso 4.- En la factura de SADIBARNA aparece el albarán REP00004839 tal como originalmente se recibió. Si hemos devuelto algún ejemplar de LOS PILARES DE LA TIERRA, aparecerá en el lugar que le correspondería si se llamase COL. DEBOLSILLO.
En la factura que genera KIOSNET habremos de incluir el albarán fantasma que hemos creado (con coste cero). LOS PILARES DE LA TIERRA aparecerán en el lugar que corresponde a su clasificación alfabética.

Total que de entrar suavecito, nada. Si alguien se aclara con lo dicho, enhorabuena. Para quien no se haya enterado intentaré dibujar un esquema. Pero eso será otro día. Mientras tanto ¡MUCHO OJO CON LOS LIBROS!

3 Comments:

At 10/1/11 05:42, Blogger Alenvedi said...

Hola Antonio.
Madre mia que paliza te has pegao macho, estos análisis no los hacen ni los asesores del Obama.
Al final por lo que voy leyendo me voy a tener que alegrar de haberme quedado con mi antiguo kios2001 y no haber actualizado a kiosnet.

Un Saludo y a ver si llega el siglo XXI de una vez para los vendedores.

 
At 12/1/11 23:03, Blogger Intrépido said...

Es curioso y no creo que sea coincidencia. Ese error con los códigos de los libros se repite exactamente igual en el programa Gpress. En la última versión lo han solucionado "un poco", ya que aunque casi todos los libros se registra bajo un mismo código, cada número tiene capacidad para ponerle su propio código de barras y su propio título.

Es decir: Dentro del código -es un ejemplo- 23252 tenemos la Col. Libros de Bolsillo. Pero el número 1 tendrá su código de barras y su espacio para el título "Los Pilares de la Tierra", el dos lo mismo, etc. De esa manera se medio soluciona el problema. Y digo "medio" porque es una implantación reciente y falla en ocasiones.

 
At 13/1/11 22:15, Blogger Quiosquero said...

Alenvedi: kios2001 es un muy buen programa que con un par de retoques hubiera quedado de maravilla. La única ventaja que tiene kiosnet es que uno pude bajarse el albarán, lo que supone un ahorro de esfuerzo importante. Claro, cuando no hay libros ni determinadas colecciones de DVDs.

Intrépido: La sopa de ajo hace siglos que se inventó y los japoneses nos enseñaron a copiar. No es extraño que los programas se parezcan. El campo auxiliar para el título del libro o película lo vengo pidiendo desde que decidí, en mala hora, cambiar a kiosnet. Gpress ya lo tiene; en un par de años es probable que funcione.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home