lunes, abril 02, 2007

Mala entrada de mes

En abril, aguas mil.
Así reza el dicho y así ha empezado el mes en Barcelona. El agua apenas llega al suelo pero es suficiente para que la gente ande con paraguas y para que no se pueda sacar la exposición a la calle. Por tanto, no se vende un puñetero cartón. ¿Se llenarán los pantanos?

El otro día titulaba mi post “Toi odío”. Pecata minuta. Hoy estoy jodido, muy jodido, jodidísimo.
Fui un niño tirando a travieso pero tímido. Por tanto, mis travesuras se limitaban al ámbito familiar donde todo se arreglaba con un par de azotes en el culo pero, rara vez, tuvieron que llamarme la atención por mis trapalias. Como niño y niño travieso, las hice, en repetidas ocasiones me pillaron y tuve que aguantar el chorreo subsiguiente. Pero, salvo la hermana de la Chona que, cuando me veía pasar con mi amigo Manolico el de Justo, me decía aquello de “Entre un cojo y un bizco mataron a Jesucristo”, jamás nadie había considerado que mis malas acciones se viesen agravadas por mi condición física. Hasta esta mañana.

Esta mañana me dormí. Media horita. Lo suficiente para pensar que ya habrían pasado las distribuidoras recogiendo la devolución y que debería tener el almacén ambulante cargado hasta los topes durante toda la semana. Llegué nervioso. Por suerte, Salva también se durmió y los repartidores han pasado después a retirar los paquetes. A las 9 me he quedado solo. El esclavo tenía que pasar por el médico para que le curase las heridas que le abro con el látigo. Acababa de irse cuando ha llegado una señora con acento argentino.
- ¿Cómo funcionan esas linternas que anuncia en el lateral?
- Van sin pilas. Cuando se les acaba la carga, se las agita y tienen energía para un rato.
- ¿Le quedan?
- Precisamente hace unos días que me trajeron una caja. Ahora habrá que ver si las encuentro.
- No tengo prisa.

Inicio la búsqueda. ¿Dónde coño las habrá metido Salva?
Interviene Murphy y los clientes que siempre están escondidos en la esquina para dejarse caer sobre este pobre quiosquero, atacan. Normalmente, cuando estoy atendiendo a una persona, hago caso omiso de ellos pero la señora argentina los deja colar.
- Atienda a los señores. Yo no tengo prisa.
Avalancha. Una Vanguardia, recargar el móvil, me mira la loto y me hace otra, un paquete de Marlboro…
- Ahora ya si tengo prisa.

Abandono la venta y continúo buscando las linternas. No tengo puñetera idea de dónde demonios están.
- Llame por teléfono al otro chico. Seguro que él si sabe donde se encuentran.
- Está en el médico.
- Bueno, es igual. Supongo que las venderán en otros quioscos ¿verdad?
- Claro, señora.
Se va sonriendo y me olvido del tema a pesar de que he perdido una venta de 9 €. Cuando venga Salva las buscaremos; hay que aprovechar el anuncio.

Al cabo de una hora aparece de nuevo la señora. Esta vez empuja un cochecito de bebé aunque me da la sensación de que hay mucho niño para tan poco coche.
- ¿Las encontró?
- No, no las he buscado.
- Pues llame al chico.
- No, mujer. Aquí es obligatorio apagar el celular en los centros médicos. Pero ya las busco.
- Lo siento, no puedo esperar en mitad de la calle con el niño.
Echa a andar. Apenas ha caminado unos metros cuando se lo piensa mejor y regresa. Sin niño. Ha cambiado la cara. Lleva los ojos semicerrados y fulgurantes.
- Me parece muy bien que no me quiera vender algo por no hacer una llamada. Pero parece mentira que usted, con la dificultad física que tiene, le niegue una linterna a un niño ciego.
- Disculpe señora…
Es inútil. Ha salido como un cohete.

Soy poco dado a demostrar mis emociones. Quizá hasta ni las tenga. Pero si hay algo que hace que se me forme un nudo en la garganta es ver a un niño sufriendo o en dificultades. Seguramente no volveré a ver a la señora pero me gustaría hablar con ella para decirle tres cosas.
1. No sabía que el niño fuera ciego. Ni siquiera sabía que la linterna fuese para el niño. Pero en cualquier caso, si ella no hubiera tenido prisa o me hubiera dicho que volvería, yo habría buscado y encontrado la dichosa linterna. Vivo de eso.
2. La caridad es práctica individual y nadie tiene derecho a exigirla de los demás.
3. Este niño, ciego o no, tendrá que abrirse camino a mordiscos. Nadie le va a allanar el camino y, siendo ciego, tendrá que morder más que otros. No se le beneficia en absoluto exigiendo caridad en su nombre. Y en esto soy un experto.

En todo caso, me ha quedado una pena infinita. Ha sido sin querer pero he fastidiado a un niño que esta tarde hubiera sido feliz probando su linterna sin pilas.

22 Comments:

At 2/4/07 17:06, Blogger Norma said...

Pero, no entiendo para qué le sirve una linterna a un niño ciego ?¿?

No has hecho nada malo, quiosquero. Tranquilo.

 
At 2/4/07 17:15, Blogger Quiosquero said...

Supongo, norma, que verá poquito. Me ha quedado malo cuerpo.

 
At 2/4/07 19:10, Blogger JM said...

Hay veces que te queda mal cuerpo incluso con las discusiones entre clientes. Por ejemplo: el otro día un señor había discutido con la mujer y no tiene otra cosa que decir pestes de las mujeres con la tienda llena de mujeres... Todas me pusieron mala cara pero yo no podía echar a nadie... Supongo que al ser el responsable tienes que quedar bien con todo el mundo... y eso es imposible.

 
At 2/4/07 19:59, Blogger La mosca said...

Decía un amigo, que el peor enemigo del negocio es el cliente. Hacia tal afirmación y a continuación explicaba el porque de la aparente contradicción. El cliente siempre tiene razón y esto le confiere unos poderes capaces de desmoralizar a cualquiera. La atención al público es dura amigo Quiosquero, pero en tu caso y el mió más de lo normal porque somos personas sensibles, ósea de las que entran al trapo para lo bueno y para lo malo.

Saludos para todos

 
At 3/4/07 09:30, Blogger kutuklu said...

Por supuesto que no debes sentirte mal, pero creo que los que trabajamos de cara a usuarios, e incluso de personas, llegamos a tener una subespecie de sindrome de Estocolmo o una acervada forma de empatia inversa : el cliente se cabrea sin razón-> yo m'agobio sin sentido. Pero tranquilo, que llega semana santa, con sus procesiones... sus dulces... sus lluvias... la familia... yupi... Y ahondando en el mismo tema, por lo menos tu tienes un beneficio de tu relación con la clientela, yo soy tecnico de soporte informático y, que te voy a contar, tengo lo peor de la relación servicio prestado/cliente.

PD: ¿una linterna sin pilas? ¿para un niño ciego? ¿alguien puede echar un poco de luz que no lo veo claro? (lo siento, soy humano y me hizo gracia)

 
At 3/4/07 10:33, Blogger JM said...

Amigos kiosqueros,
aprovecho este punto de encuentro para lanzaros una pregunta de fácil solución para vosotros: qué distribuidora tiene "Mi Cartera de inversión"? Tengo varios clientes solicitándola y nadie parece saber nada. Necesitaria nombre distribuidora y código de producto.

Muchísimas gracias.

 
At 3/4/07 12:11, Blogger quiosquera said...

Hola, jm:
Respondo yo a tu pregunta porque acabo de hablar con Quiosquero para que lo hiciera él y está un tanto "liado" con los vales que tiene que entregar mañana. Yo estoy trabajando y, desde aquí, me he asomado al blog y he visto tu comentario donde preguntas cómo llegar hasta "Mi cartera...". Aquí, en Barcelona, lo distribuye Distribarna pero, si eres de otra ciudad, seguramente tendrás que ponerte en contacto con Logista.
Espero haberte podido ayudar.
Saludos.

 
At 3/4/07 15:23, Blogger Eurofer said...

Volviendo a la clienta... Ni caso... el último comentario de la mujer fue sucio y rastrero. ¿Cuantas veces habrá utilizado la deficiencia del niño para hacer daño a otro?, o para salirse con la suya...
La cuestión era montar un drama del cupon, para demostrar su decepción. Y tenía que aprovechar que el niño era ciego. Pero no acertó en la manera ni en los argumentos.
Es una historia muy triste, no por el niño, sino por la mujer, porque ella teniendo vista, oido y estando físicament bien, padece otro tipo de deficiencia: le falta entendederas.
Un besazo!

 
At 3/4/07 16:12, Blogger JM said...

Muchísimas gracias quiosquera!!!

Eso sí que es rapidez... Resulta que somos nuevos en todo esto y solamente tenemos a SGEL y SABATE como distribuidores. Por este motivo no lo habíamos recibido..

Gracias.

(Por cierto, nosotros también somos de Barcelona)

 
At 3/4/07 16:53, Blogger xeanpaul said...

Amigo Quioquero

Nada tiene que ver que hayas tenido una incidencia en tu trabajo con el comentario de mala fé de esa señora, a mi me pasa que en ocasiones guardo tanto algun encargo que cuando viene el cliente a quien se lo reservo no lo encuentro, o cuando mi mujer pone en orden el Kiosco paso angustiosos instantes buscando lo que me piden porque no sé donde lo ha puesto, eso es una cosa y otra es que el cliente sea un impresentable que como te ha pasado a tí, segun relatas, con toda premeditación hizo todo para decirte lo que te dijo, hay gente que sale a la calle como si fueran a una guerra, te ha tocado ser el efecto colateral.

En mi caso por ser un kiosco de barrio con el tiempo la clientela se ha acostumbrado a mí y yo a ella, pero cada semana estoy a la espera de el que me la echa a perder, desde algún tiempo me he dedicado a detectarlo y a otorgarle el título de imbecil de la semana, ultimamente estoy exigiendo muchos requisitos y creeme que llega a quedar desierto el premio en muchas ocasiones, lo que quiero decirte es que a estas personas hay que darles la importancia que en realidad tienen, o sea, ninguna porque como dice la Mosca, pueden llegar a desmoralizarnos y no es justo que nuestro juicio del cliente en general se vea afectado por estos hechos puntuales, en definitiva el cliente, como cosumidor, es con quien compartimos los sinsabores que nos traen distribuidoras, editoras, ayuntamientos, gobiernos autonomicos, gobiernos nacionales, Naciones Unidas, etc. (ya sé que me estoy pasando).

Un abrazo

 
At 4/4/07 11:36, Anonymous Anónimo said...

Hoy estarás más tranquilo.... Ha dejado de llover... Así que, hale! a vender cartones, linternas, a recargar tarjetas de teléfono... y lo que haga falta! ¿Qué quién soy? Pues no te lo pienso decir. ¿Una pista? A ver, a ver... Mira; no soy cliente tuyo (la distancia...) pero sí me considero amigo tuyo, (... y desde hace unos cuantos años... ¿vale?)... Qué? Piensas cerrar estos días? Si no, te prometo que me paso un momento a verte. Y si cierras, pues nada, aprovecha a tope las fiestas... Un abrazo para la quiosquera y otro para ese joven con el nombrecito impronunciable... Que paséis unos muy buenos días.

 
At 4/4/07 13:43, Blogger quiosquera said...

Hola "anónimo".
Me tienes intrigada porque... como sois tantos con el mismo nombre...no acierto a saber quién piiib.. eres.
De todas maneras, recibo con mucho cariño el abrazo (no he despreciado jamás ninguno que venga de un amigo) así, pues, vaya para ti y los tuyos otro tan fuerte como ese.
Pensamos estar por Cubelles, así que, si piensas pasar un día a vernos, acércate por allí o bien por el quiosco el lunes (que estamos "de guardia").

 
At 4/4/07 13:44, Blogger quiosquera said...

Hola "anónimo".
Me tienes intrigada porque... como sois tantos con el mismo nombre...no acierto a saber quién piiib... eres.
De todas maneras, recibo con mucho cariño el abrazo (no he despreciado jamás ninguno que venga de un amigo) así, pues, vaya para ti y los tuyos otro tan fuerte como ese.
Pensamos estar por Cubelles, así que, si piensas pasar un día a vernos, acércate por allí o bien por el quiosco el lunes (que estamos "de guardia").

 
At 4/4/07 17:14, Anonymous Anónimo said...

Mira por donde, me he llevado no uno, sino dos abrazos.... Gl...Nooooo!!, quiero decir Quisquera: que has duplicado el mensaje!!!!! Pues mira: tendrás que aguantar la curiosidad hasta el lunes. Si no se complica la cosa; me pasaré a veros...
Ya me estoy imaginando tu cara cuando me veas... ja ja ja...

 
At 5/4/07 08:57, Blogger quiosquera said...

Anónimo: no me hagas esto ¿No ves que no voy a poder dormir hasta que llegue el lunes, pensando en quién será el "amigo invisible"?
Pues bien, hasta el lunes.
¡Ah! y prometo poner cara de póker cuando te vea ji, ji, ji.
P.D. Lo de la duplicidad del mensaje fue un pequeño lapsus (y como no sé como se borra...)

 
At 5/4/07 09:12, Blogger Quiosquero said...

Amigo anonimo. Con quiosquera no se juega. Popr sus dotes de deducción podría pertenecer a la CIA. ¿No serás, por ventura, un amigo que hemos desplazado a los madriles en misión diplomática? ¿Es Real?.

 
At 5/4/07 12:09, Blogger Eurofer said...

Quiosquera! Que estas repetida..., resulta que hablé con una chica que se dice llamar como tu, y vive en tu misma ciudad. Pero la cosa no acaba aquí. Resulta que tiene una tía, que se dice igual que yo, y vive donde yo. Ja... parece imposible. Pero es real. Qué coincidencias tiene la vida. Hablamos sobre los problemillas comunes que tenemos con el apellido que hemos heredado. Fue una conversación divertida. Pero no recuerdo pa que me llamó, ni desde donde me llamaba, me emocioné tanto...

 
At 5/4/07 12:35, Blogger Quiosquero said...

Anonimo se ha quitado el antifaz. No es real pero es muy macho.

 
At 5/4/07 15:40, Blogger quiosquera said...

Anónimo, si Quiosquero me da tantas pistas ya no puedo aparentar que no sabía quién eras!
Porque, si eres muy macho, tienes contacto directo con Madrid y consanguíneos muy allegados por allí (que no de la Casa Real, pero realmente de casa) ¿Cómo me voy a equivocar?
A ver si monto una cena light antes de que marche la abuela, que eso estaba ya pactado con tu cónyuge.

 
At 5/4/07 15:43, Blogger quiosquera said...

Eurofer:
Las cosas que tiene la vida... ahora va y resulta que tengo un "doble". Pues nada, cuando nos veamos me lo cuentas. Lo que más me ha gustado es que la que se llama como tú, en vez de ser la sobrina, sea la tía. Ja, ja, ja.
Por cierto ¿qué haces todavía por aquí? ¿es que este año no os tomáis unas vacaciones de S.S. como está mandado?
Besos.

 
At 5/4/07 18:51, Anonymous Anónimo said...

Bueno; se desveló el misterio... Que conste que esta mañana, cuando me he pasado al ver al Quisquero, no tenía cara de "ligarme" con el anónimo... ja ja ja...
Por cierto, vuestro "dalr" estaba hace un rato colgado en el aeropuerto... (lo sé de buena tinta...) Cosas que pasan...
Lo dicho; que tengáis unos buenos días de descanso -seguro que merecidísimos- y hasta pronto. Quiosquera: para lo de la cena, ya dirás algo; que estos viajeros tienen la agenda supercargada, aunque ya sabes que siempre están dispuestos a buscar un hueco. Besos para tod@s...

 
At 22/9/07 03:25, Blogger Alvaro said...

Hola a todos
Hace tiempo trabajé en un kiosco de prensa para una empresa con muchas filiales, yo estaba a comisión, la cual no era mucha, pero un tiempo me valió hasta que echando números vi que por la comisión que tenía no podía seguir.
Luego he trabajado en cosas que no tiene relación ninguna, pero últimamente estoy pensando en montar mi propio kiosco pues con lo que sé, creo que tengo medio camino hecho...
La cuestión por la cual estoy escribiendo esto es porque no recuerdo los nombres de todas las distribuidoras, solo recuerdo 4 y tenía 8. Por ejemplo recuerdo, Sgel, Gepesa, Gelesa, Athenea.
Además aquello era en la provincia de Bcn. y ahora estoy en la prov. de Gerona, así que a lo mejor ni siquiera es ninguna de esas.
Necesito que alguien me dé una mano, además de saber los nombres de las distribuidoras de esta provincia y sus teléfonos, a lo mejor alguien sabe cuanto están pidiendo de fianza y si aceptan aval bancario.
Infinitamente agradecido a quien me pueda guiar.
Alvaro

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home