domingo, julio 27, 2008

Comer y rascar...

Hace ya una semana que recobré la libertad aunque me lo estoy tomando con calma, mucha calma. Lo de estar malito, que los demás te traten con la consideración que se da a un enfermo, es agradable. Sobre todo si el doliente se encuentra d.p.m. Pero os estáis pasando: me gachoneáis en demasía y eso no es bueno para mi pobre corazón. Ni para mi desgastado cerebro.
Uno, que es débil frente al halago, se siente tentado a repetir peripecias para despertar entre sus amigos los deseos de transmitir ánimo al paciente. Y en esas estamos.

Después de 5 días con el muelle (stent) coronario puesto y desayunando a golpe de pastillas (colores: naranja, amarillo, blanco... formas: redondas, cuadradas, imitación corazón, balón de rugby...), el martes me levanté con un ligero picorcillo que se ubicaba por encima de la tetilla derecha. Me di tres rascones y no le hice caso. A media mañana, la urticaria me ocupaba toda la parte alta del pecho, los hombros y el inicio de la espalda. Y picaba...

Por la noche, la urticaria “picaminosa” se extendía hasta la cintura y amenazaba con seguir bajando. Me desperté pasando el dedo gordo sobre los ijares sin poder parar. Si conociese suficientemente el idioma, me luciría describiendo mis sensaciones. Tengo que conformarme con decir que, una vez empezado el proceso, es imposible parar. Da la sensación de que se entra en la recta final que precede al orgasmo pero que, al llegar al punto álgido, se escapara. Y a empezar de nuevo: rascar con más ahínco. Sólo que cada nuevo intento produce menos placer y más dolor.

Cuán presto se va el placer,
cómo después de acabado
da dolor.
Cómo a nuestro parescer
el precedente rascado
fue mejor.

Por la mañana ya tenía contaminados los muslos y los güevecicos despellejados. Las yemas habían desaparecido y únicamente permanecía el escroto en carne viva. No me quedó más remedio que buscar ayuda médica.
- Seguramente que esto es una reacción alérgica a los beta bloqueantes, a los anticoagulantes o a los medicamentos que le regulan la presión arterial.
- ¿Y?
- Tómese estas pastillas y, si en cuatro o cinco días no se le va, acuda a urgencias.

Me fui a ver a la doctora que me había tratado en la clínica.
- Le puedo cambiar el beta bloqueante pero los demás medicamentos es mejor no tocarlos.
- ¿No tienen alternativa?
- Sí tienen pero la alternativa no es muy buena. Vamos a intentar resistir; lo mismo su organismo se acostumbra. Si en cuatro o cinco días no remite el picor llámeme.

El picor va remitiendo, pero de forma curiosa. A medida que me baja por las piernas va desapareciendo del pecho y espalda. Debe ser que baja por efecto de la ley de gravedad. Paso bastante rato al día paseando por el pasillo de mi casa. Intuyo que, estando de pie, la caída libre del sarpullido será más rápida. La urticaria está ubicada ahora a la altura de los tobillos y sigue bajando. Sólo falta un pie para que llegue al dedo gordo y desaparezca.

Por lo demás, estoy estupendo. Tengo las constante vitales químicamente perfectas. Mejor que cuando tenía 18 años. Y desde el suceso tan sólo me he fumado un puro. Volvía de no sé donde y lo encendí. Enseguida me dije: "Serás capullo. Fúmatelo después de comer que le sacarás más partido". Y busqué un lugar donde apagarlo. Mientras, Quiosquera me despertó.

P.D. Quiero agradeceros a todos, a los que aquí habéis escrito y a los que en el quiosco se han interesado por mi salud, las muestras de ánimo que me habéis transmitido. Esa medicina también cura.

7 Comments:

At 27/7/08 23:54, Anonymous Anónimo said...

Hola quiosquero!!!!!
Es agradable saber que todavía te acuerdas de nosotros. Lamento lo de la urticaria pero digo yo que es mejor rascar que que le urguen a unos las venas, arterias y demases, no?
Si ya lo dice mi madre que lo que pica cura.
Muchos ánimos y a disfrutar.
Cris.

 
At 28/7/08 10:44, Anonymous Anónimo said...

Desde Madrid, el pobrecito veedor te saluda. La blogosfera tiene eso, que las historias nos llegan a nuestro corasonsito virtual. Si lo hiciste con ese objetivo, no pudo resultar mejor. Me estuve descojonando un buen rato leyendo el post del cateterismo. Absolutamente genial. Un cordial saludo y a recuperarse. Las crónicas sociológicas de este blog son imprescindibles.
Pierre Miró

 
At 29/7/08 12:13, Blogger Juan Manuel said...

Pues oye, si hay que rascarse, pues se rasca uno, faltaría más...
Nada, chico, ánimo, y ¡a por ellos!
Por mi parte, te cuento que ayer me pasé por el CAP de Valdebernardo y sin mayores problemas, arreglé una visita al médico de cabecera para esta tarde, y confirmé el correspndiente control del Sintrom para el día 11 de Agosto, que era el día que me habían asignado en el Hospital de Sant Pau de Barcelona.
Todo en orden, vamos...
Un abrazo desde Madrid!

 
At 5/8/08 22:04, Anonymous Rogelio Montes said...

Hola quiosquero!!!

Acabamos de descubrir tu blog desde Almería y ya lo hemos añadido a nuestros "favoritos" en el navegador. Prometemos seguir tus peripecias en la red. Recibe un cordial saludo desde tierras almerienses.

Rogelio Montes y familia.

 
At 6/8/08 12:44, Anonymous Caballo Rojo said...

hola, aunque estoy de vacaciones he sacado tiempo para poder conectarme y desearte una buena recuperación y darte ánimos para superarlo quiosquero.

Siempre aquí,

Caballo Rojo

 
At 7/8/08 11:31, Blogger Kiosbad said...

Espero que te recuperes lo antes posible muchos recuerdos desde Murcia.

Jose

 
At 11/8/08 19:32, Blogger Quiosquero said...

Bienvenido al blog, Rogelio. Echaba de menos una voz al calor del plástico de los invernaderos.
Saludos a todos.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home