lunes, julio 21, 2008

Corasón partío


En teoría hace una semana que agoté las vacaciones. En la práctica me he pasado esa semana en decúbito supino, es decir, dos días panza arriba en una camilla en urgencias de un hospital comarcal y cinco días panza arriba en una cama del CCSJ (Centro Cardiovascular Sant Jordi).

En viernes 11 bajé (o subí) a Barcelona por asuntos de ajuste del almamóvil. Me levanté con mal corazón: un mordisco perruno en mitad del esternón y los brazos, ambos, doloridos; cosa de cinco minutos. Dos aspirinas y a la calle. Me repitió un par de veces durante la mañana. Apenas tuve tiempo de contestar a Kutuklú y colgar el post de Cachuli. Con las mismas, de vuelta al campamento: el buen guerrero ha de estirar la pata en el campo de batalla o en brazos de su walkiria particular (mejor en brazos de la walkiria, caso de poder elegir).

Durante la tarde el perro me mordió varias veces más y empecé a apabullarme. Con el tiempo he llegado a ser experto en dolores torácicos y sé cuando va en serio y cuando no. Éste no se reía, así que a la mañana siguiente decidí que era el momento de ir a conocer a Nereida, colega de la zona que, por sus comentarios en Pies para quiosquero, me parecía persona sensata y prudente. Nereida regenta el quiosco del hospital cercano al lugar donde Quiosquera me lleva todos los fines de semana que puede. Mi intención no era ir al médico pero, coño, ya que estaba allí me pasé por urgencias. Y me detuvieron. Electro, toma de tensión, análisis de sangre... Normal, jodido, preocupante...
El electro era normal: corazón sano... todavía. La tensión andaba jodida: por las nubes. El análisis de sangre mostraba que unas determinadas enzimas andaban un poco altas lo cual indicaba dificultades de riego sanguíneo.
- Doctora, ¿y si en vez de mirarme las enzimas me miran las debajos?
No le hizo gracia.

En cualquier caso, no había cardiólogo hasta el lunes y me invitaron a pasar con ellos el fin de semana. Hasta me trajeron una cama para que estuviese más cómodo. Y como todos los que estaban en urgencias andaban malitos y de mal humor, fui el juguete de las enfermeras. Cada poco rato venían a animarme con la excusa de hacerme un electro, un análisis de sangre o tomarme la tensión. Lo cierto es que ahora salgo a la calle con miedo; si me echa el ojo la brigada de estupefacientes seguro que me detiene: tengo marcas de pinchazos en ambos brazos y parte del extranjero.
Lo peor del güiquen ha sido que no me dejaban mover para evitar riesgos y esto me ha obligado a hacer pipí en botella, cuando a mí lo que me gusta es mear de pie y contra la pared.

El lunes el cardiólogo confirmó el diagnóstico: corazón sano y alto riesgo de infarto; cuestión de coronarias. Se imponía someterme a un cateterismo de confirmación y arreglo para lo cual me enviaban a la capital. Nunca había viajado en ambulancia; si no se está muy jodido, el viaje es agradable. Eché en falta que pusieran la sirena; tiene que ser un gustazo que la gente se aparte a tu paso.

En el CCSJ las cosas empezaron a cambiar. Acababa de aterrizar en la habitación cuando se presentó una enfermera.
- ¿Quién es el enfermo? –sargento Gorila de Hazañas Bélicas-.
Levanté el dedo tímidamente.
- ¡Pues a la cama; tiene que hacer reposo absoluto!
- Me encuentro bien.
- ¡A la cama!

Un cuarto de hora más tarde volvió armada de jeringuillas. Me sacó sangre aprovechando el grifo que me habían puesto en urgencias. Le costó lo suyo. Despotricó sobre la enfermera que me había instalado la cañería y sustituyó el artefacto. Tuve suerte: la sangre se coaguló y volvió a por otra ración. El grifo nuevo no proporcionó ni una sola gota. Atacó la vena del brazo izquierdo; medio dedo de sangre en el émbolo y por más que tiraba el organismo no estaba dispuesto a ceder. La enfermera tampoco. Ahora se fue por el brazo derecho. Por la corva. Media jeringa y grifo cerrado.
- ¡Qué raro! No me había pasado nunca –murmuró-.
- Yo lo veo normal –intervine-. Después de los vampirazos de todo el fin de semana ya no me queda sangre.
- No es para tanto, hombre. Sacamos muy poca cantidad y, sólo bebiendo agua, se recupera enseguida.
- El líquido sí, pero ¿y la pintura...?
El sargento se ablandó.

La Doctora Cardiópata confirmó el diagnóstico: enfermo coronario. Y me soltó una filípica.
- Yo no le voy a decir lo que tiene que hacer. Es usted quien debe convencerse de que es un enfermo crónico y actuar en consecuencia. Yo le puedo decir que no fume pero no voy a ir a vigilarlo.
- ¿Tiene que llevar algún régimen? –Quiosquera-.
- No. Comida sana, lo mismo que como yo.
- ¿Y qué come usted?
Pues eso, comida sana. Y me explicó en qué consiste un cateterismo, los riesgos que conlleva y las quinientas razones por las que podía palmar durante su ejecución. Firmé mi sentencia de muerte.
Acabé de acojonarme cuando, más tarde, vinieron a tomarme las medidas: peso, altura...
- ¿Esto para qué es, para el pijama?
- No, hombre, no. Es para calcular la longitud del catéter.
Simulé que me lo creía.

Lo del cateterismo es entretenido aunque no conté con un pequeño problema: para ver la emisión televisiva del proceso tuve que doblar mucho el pescuezo y acabé con tortícolis.
Para empezar me echaron un plástico por encima.
- ¿Aquí los fiambres los envasan al vacío?
- ¡No sea bestia! Esto es para evitar infecciones.
El cateterista me fue explicando los pasos a medida que los llevaba a cabo.
- Vamos a intentarlo por la arteria radial. Ponemos un poco de anestesia (pinchazo al canto) y esperamos un poco... ¿Duele?... Ahora notará como el catéter sube por el brazo (iba encendido porque la vena, arteria o lo que fuese, quemaba; sobre todo cuando derrapó en una curva a la altura del hombro). Ya hemos llegado. Inyectamos contraste (Calipo por lo frío que estaba) y se espera cinco minutitos a que veamos las anomalías.

Me dejaron tirado en el quirófano. Los oía hablar en la Sala de Juntas.
- Sí, sí... esa está obturada en un 70%... stent de 28... esta está limpia... la otra tiene obturación de 50%... no, no, no se le pone nada.
No llegó a cinco minutos.
El experto volvió y remató la faena con pinchazo hondo y descabello, es decir, me colocó un muelle en la coronaria del fondo y me puso los pelos de punta.
- Bueno, creo que ha quedado bien. Es que si se suelta, el infarto es impepinable y morrocotudo.

Total que he salido hecho un primor. Con un muelle de 2953€ (la pieza) que, digo yo, será de titanio o platino iridiado, por lo menos, y una ristra de medicamentos que no curan pero impiden que maten.

Por supuesto, la Doctora me ha quitado el tabaco, las grasas y el alcohol. De mujeres no ha dicho nada: se ha percatado de que ya no hace falta. Tampoco es exacto lo que digo y debe matizarse. El tabaco no me perjudica directamente; simplemente deposita nicotina y alquitrán sobre el muelle mágico y lo tapona. Sobre las restricciones alcohólicas queda indultado el vino tinto en las comidas y hasta una cerveza diaria; como durante el invierno no consumo cerveza puedo ponerme morado en verano. Y las grasas... ¡ay, las grasas! Sólo de aceituna y bellota; la grasa de aceituna, en forma de aceite de oliva; la grasa de bellota, en forma de jamón de Jabugo.

Lo realmente entretenido son las pastillas: pastillas vasodilatadoras, pastillas para quitar el dolor de cabeza que producen las pastillas vasodilatadoras, parches de nitroglicerina, pastillas para que la nitroglicerina no haga estallar la cabeza, pastillas para lo que sea, más pastillas para suprimir el dolor de cabeza que produce el esfuerzo de pensar qué leche de pastilla me toca ahora...
El sábado Juan Manuel, cardiópata perdido también, vino a visitarme y no resistí la tentación de hacerle el chiste tonto:
- Te cambio dos pastillas de Adiro por una de Sintrón.

En todo caso me estoy portando bien y sigo las normas. Parece que voy a premiarme con un puro y una copa de coñac.
- ¡Contra, Quiosquera, no me des en la cabeza que luego me duele!

24 Comments:

At 21/7/08 20:03, Blogger DarkDrago said...

Hola sr quiosquero, soy un lector del blog de los de toda la vida, pero nunca antes había hecho un comentario. Soy de los que piensa que para no aportar nada mejor callar y no decir nada.
Pues nada, solo quiero darte ánimos, que a mi siempre me los das con tu filosofía y manera de cogerte la vida, siempre con algún chiste o broma a punto para soltarlo en el momento menos esperado.
Cuídate! Y hazle caso a tu walkiria ;)

 
At 22/7/08 00:06, Blogger xeanpaul said...

Pues eso, que te cuides.

Me acojonan la batas blancas, siempre evado leer o escuchar sobre temas médicos, sabiendo que, cuando se describen los hábitos que provocan altos riesgos de padecer o sufrir tal enfermedad, me veo retratado.

Aparte de la lógica preocupación por tu persona, al leer tu relato, no he podido evitar leer, y si me permites, "disfrutar" de la forma en que lo cuentas. Vamos, que no me has dejado escaquearme de leer sobre el tema.

El susto debe haber sido de coj...

Cuidate

 
At 22/7/08 08:34, Blogger Juan Manuel said...

Por alusiones:
Me ha parecido fantástico tu relato, quiosquero... Eso es echarle moral, sí señor...
Bueno; pues ya nos iremos viendo y contado nuestras "aventuras" cardiovasculares... no? Yo tengo mañana consulta con el cardiólogo para comentar los resultados de todas las pruebas que me han ido haciendo desde que me dieron el alta en el Hospital... que tenemos planeado irnos a Madrid el sábado, a hacer de "canguros" el mes de agosto...
La verdad es que me encuentro mucho mejor y espero que los resultados sean buenos...
Hablando de "pócimas", además del Sintrom, pues nada, que también tengo que tomar a diario Seguril y Atenolol, que vete tú a saber lo que es... y por supuesto, también he de continuar con el Zarator para el colesterol... Un montón de pildoritas al día, vamos...
Todo sea tomar fármacos para que este cuerpo serrano aguante...
Un abrazo,

 
At 22/7/08 09:24, Anonymous cachuli said...

Quiosquero me alegro que solo haya sido un susto.Animo ,y palante sin perderte los consejos de quiosquera.

pd. Nos habias acojonao a todos ,me alegro que estes bien,un abrazo.

 
At 22/7/08 09:35, Anonymous la tropa said...

Un abrazo quiosquero , nos alegramos inmensamente de que estes bien.Un abrazote bien fuerte.

pd.quiosquera vigilalo , y que no haga mucho el burro. Un abrazio a ti tambien.

 
At 22/7/08 09:44, Anonymous toro azul said...

Quiosuero a ti , te queda mucha tinta que gastar, Y muchos post que colgar.Me alegro que todo te fuera bien.

Un abrazo COMPAÑERO.

TORO AZUL

 
At 22/7/08 11:00, Anonymous Anónimo said...

Hola quiosquero

Me alegro que estes bien y que todo haya quedado en un susto.Como buen torero que creo que eres, estoy convencido que ante las adversidades te creces.Mi nombre es Antonio Castellanos y mi telefono es el 932158623.Si puedo ayudarte en algo no dudes comunicarmelo.
Un abrazo y cuidate

 
At 22/7/08 15:51, Blogger Palimp said...

Cuídate mucho que no es cosa de broma... ¡que te mejores!

 
At 22/7/08 17:59, Anonymous ElConde77 said...

Muy buenas, quien esto suscribe también sigue vuestras andanzas desde hace un añito largo, pero al no tener demasiada relación con el gremio quiosquero, nunca me había animado a comentar.

Sólo quería enviaros un abrazo gordo a toda la familia quiosquera, y muchos ánimos para el convaleciente! Cuídeseme o menfado, carajo...


Lo dicho, un saludo enorme.


J.P.

 
At 22/7/08 19:28, Blogger Auror said...

Coño quiosquero, que susto me he pegao¡¡¡¡
Cuidate muchisimo, ya sabes, buen jamón, buen vino... y todo lo que se te ocurra que sea igualmente bueno.

Abrazos a todos

 
At 22/7/08 20:58, Anonymous exlibris said...

Quiosquero: A ser bueno y seguir todas las indicaciones. (Te vamos a estar vigilando)

Quiosquera: Mantenle a raya, a látigo si es preciso.(Y ármate de paciencia)

Abrazos de todos, ...¡y no nos des más sustos, leñe!.

 
At 22/7/08 22:56, Blogger Kiosbad said...

Recuperate pronto y cuidate todo lo que puedas quien si no nos va a dar animos y nos va a alegrar la vida como tu lo haces con tus Posts.
Cuidate.

Jose

 
At 23/7/08 00:12, Blogger alonso said...

Hola quiosquero
¿No tienes otra epoca del año para ponerte enfermo?, tiene que ser e vacaciones,
Ves pensando en que vas a gastar el dinero que te vas ahorrar en los puritos, cuando nos veamos te prometo que no te infectare de humo.
Lo del vino tinto no me parece bien, porque te ayudara a conservar el alquitran que llevas dentro, mejor clarete de la contraviesa, y la grasa que sea de la pata de marrano que tu y yo sabemos.
Medicamentos los justos que haces mas ricos a los que ya tienen mucho y a ti te joderan el estomago, y par a joderlo mejor bebiendo y comiendo lo otro cuando se pueda no vaya ser que con la emocion se salte el muelle.
A mejorarse
Alonso

 
At 23/7/08 11:39, Anonymous Anónimo said...

SIENTO MUCHO EL SUSTO QUE HAS PADECIDO TANTO TU COMO TU FAMILIA PEWRO PARA SOLUCIONAR ESTE PROBLEMA QUE TIENES Y OTROS MUCHOS YA SABES LO QUE HAY QUE HACER .
HUELGA Y YA¡¡¡¡¡¡

 
At 23/7/08 12:45, Anonymous Anónimo said...

Salva: Recuerda que el patrón no se pone enfermo, tan solo disfruta de periodos indefinidos de puesta al día.

Quiosquera: Esto..., digo que.... que Dios te pille confesada.

Dalr: En la recuperación de los que tienen pocha la patata se contempla el ejercicio moderado (lejos del quiosco) y las recomendaciones continuas al hijo correspondiente para que se vea reflejado en su ejemplo y encauce su disoluta vida, se condescendiente con las imprecaciones de padre que te esperan (el mio está trasplantado de otra patata, llamada riñón) y que Dios tambien te pille confesado.

Dios: No se espera que te lleguen voces de arrenpentimiento desde Barna, pero si te llegan se indulgente, que por lo menos serán graciosillos los pecados. Y no te lo lleves todavía que no toca. Y por mucho tiempo.

Quiosquero: Anda, que la que has liado, a lo mejor querías que te mandaramos mensajes diciendo lo buen mozo que eras (eres) y lo que te queremos, pero tampoco era para ponerse así, joé. Lo malo de no ser de los USAS del norte de norteamérica es que allí podrías denunciar a Tabacalera, al que mató al primer cerdo y se lo comió, al que invento la freidora y la cafetera, a superwaiter, Villabragas Coffe, al que te quiere vender mecheros... y te forrarías ad eternum.

Y que te pongas bueno.

Kutuklú

 
At 23/7/08 14:32, Blogger Josep said...

Aiva la ostia, estoy unos dias sin leer el blog y me encuentro con tus aventuras cardiologicas, esto empieza a ser preocupante, habra que hacer una estadistica de los quiosqueros jodidamente tocados del corazon.
¿será solo casualidad?.
De momento bienvenido al club de los infartados y sigue al pie de la letra lo que te digan los medicos.
Saludos y recuperate rapido.

 
At 23/7/08 19:44, Blogger alvarhillo said...

Jolines quiosquero vaya susto, ¿no?. Ponte bueno que aun tenemos que echar muchas risas contigo.
Un abrazo de los alicantinos.

 
At 23/7/08 20:28, Anonymous Anónimo said...

Buenas quiosquero y familia.
Como ya he dicho en el anterior post, a mejorarse, pero mucho, mucho. Al final va a ser verdad que hay que trabajar sin pausas porque está visto que cuando uno se relaja....
Cualquier cosa que necesiteis teneis mi mail, mis teléfonos, lo que sea...
Sabeis donde está mi garito. no sé muchos ánimos.
La verdad es que estas situaciones me apabullan pero supongo que si uno se lo toma con humos...
Nosotros cogemos vacaciones a partir del ocho de agosto hasta el 27, nos vamos 1 semana y el resto en la capital.
Un abrazo.
Cris

 
At 23/7/08 20:32, Anonymous Anónimo said...

Hola familia, cualquier cosa que necesiteis, teneis mis teléfonos, mi mail y sabeis donde esta mi garito. La verdad es que a mi estas situaciones me apabullan pero supongo que con humor se llevan mejor.
Nos vamos de vacaciones del 9 al 26, el 27 a trabajar; una semana fuera y el resto aquí que la hucha no llega para más.
Un Abrazo
Cris
Pd quiosquera mucha paciencia que quiosquero todavía no se ha ganado el cielo, le que dan muchas cosas por hacer por aquí. Lo del purito lo veo lo más complicado...

 
At 23/7/08 20:34, Anonymous Anónimo said...

veo que se me han publicado los dos post, es que tengo internet fastidiada y se me ha cortado la conexión justo en el momento oportuno, pues ala ahí va el tercer post dando ánimos.
Cris

 
At 24/7/08 08:35, Blogger Juan Manuel said...

Hola, Kutuklú!
Supongo que viste que, lamentablemente, no pude aportar en su momento los versos prometidos, aunque algunos pude colgar días más tarde... Mi corazón se puso tonto y me dio un buen susto... Por cierto, ayer tuve la consulta con el cardiólogo y las noticias fueron buenas... Todas las pruebas realizadas han dado resultados positivos, o sea que, a ser bueno y darle a las pastillitas de rigor...
A corto plazo, el sábado nos vamos a la capital a asumir nuestros deberes de "yayos", y a final de agosto nos venimos a Barcelona con el nieto a seguir disfrutando de él unos días más...
Un abrazo,

 
At 25/7/08 00:19, Blogger Norma said...

Menos mal que no te han quitado los caramelos ;)


Un abrazo!

 
At 27/7/08 00:19, Blogger Blackjoker said...

ARf,ARf... cof,cof.Es aquí lo del Enfermito? Pues nada que tal y como le dijimos a Darl si hay que ir se va! Abrazos y si el médico lo recomienda, ya sabéis donde tenéis vuestro yate particular. Besos. Bellamafia &Blackjoker.

 
At 27/7/08 20:14, Anonymous Anónimo said...

Hola;
Lo primero desearte lo mejor en tu recuperación.
Lo segundo: "El tabaco no me perjudica directamente; simplemente deposita nicotina y ..."
gravísimo error querido amigo. No te olvides de las más de 4000 sustancias tóxicas que se inhalan en el humo del tabaco, de ellas 65 estan catalogadas como carcinógenas por la OMS.

Te deseo lo mejor
Un saludo

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home