lunes, junio 30, 2008

Aveprenco: una asociación de vendedores

Había visitado Córdoba en tres ocasiones: dos con mi padre, por asuntos médicos, y otra que me llevaron los curas del colegio donde estaba internado. Pero la primera vez que la pateé a mi antojo fue en 1982. Había sido el año del mundial de España y, en Adra, me compré el chándal oficial con banderita y todo. No es que yo sea muy patriota, es que, finalizado el campeonato, estaba de oferta.

Acampamos varios días en la Sierra de Cazorla y, desde allí, nos acercamos a la capital del Califato. Instalamos nuestra tienda de campaña en la Cerca del Lagartijo y nos fuimos a visitar la ciudad. Eran las 14,10. En la puerta de la Mezquita rezaba un cartel: “Cerrado de 14 a 16 (o 17, no recuerdo)”. Era cuestión de aprovechar el receso para tomar un refrigerio mientras llegaba la hora de apertura. Por los alrededores no había ni un puñetero bar abierto. En una sombra, junto a la Mezquita, un cochero dormitaba.
- ¿Sabría decirnos dónde hay un bar abierto por aquí cerca?
- ¡Hombre de Dioh! Con la que cae a ehta hora, hahta lah lagartihah ehtán echando la siehta. Lo mehoh que podéih haseh ustedeh eh asercase ar Prica.

Y allí fuimos. Media hora antes de que abriesen las puertas estábamos de nuevo junto a la Mezquita. El cochero seguía en el mismo sitio.
- Si ustedeh queréih les doy una vuelta por la ciudad.

Vi que Dalr abría los ojos encantado y decidí darle el capricho. Anduvimos por la Plaza de la Corredera, Cristo de los Faroles, Plaza de Tendilla (allí donde Pepete de Albondón amenazó con tirarse al vacío si no le daban una oportunidad), hasta entrar por una calleja estrecha. Tras nosotros entraron un par de automóviles. El cochero se lo tomaba con calma mientras yo miraba de reojo a los que venían detrás.
- ¡Sooo! Aquí la casa donde nasió (o vivió) Manolete. Podéih bajase a echar unah fotoh.
- Es que vienen coches.
- Uhté tranquilo que ellos se ehperan.
Bajamos deprisa, hicimos un par de fotos y subimos cagando leches. En cualquier momento empezarían a sonar las bocinas. Arrancamos y con nosotros la caravanilla que se había formado. Ni un solo pitido.
Quedé maravillado de la paciencia y civismo de los cordobeses. Aunque me quedó el regomello de pensar que aquello podría no ser producto del civismo sino de la indolencia que siempre se nos ha achacado a los andaluces.

He vuelto otras veces a Córdoba pero ya nada es igual: la Mezquita no cierra a la hora de la siesta, los guiris casi te impiden caminar y hay bares y restaurantes abiertos por todos sitios. A pesar de su indolencia, los andaluces caminan.

Viene esto a propósito de un mail que he recibido y del que me tomo la libertad de publicar un extracto.

... fuí llamado para actuar como conejillo de indias de un proyecto informatico... fuimos testeando y moldeando el programa a nuestro antojo... Por supuesto a nosotros la distribuidora nos envia nuestros ficheros personalizados el día anterior a recibir la mercancia, desde estos mismos ficheros puedes hacer las reclamaciones, modificar servicios, pedir atrasados etc , pero además de venir personalizados se te informa en ellos de publiaciones que has dejado de recibir y que han vuelto a publicarse así como de todas las publicaciones que se han publicado en ese día independientemente de que tengamos servicio o no... Desde la asociación colocamos de forma gratuita equipos informáticos y programas gratuitos en todos los quioscos... además de impartir cursos etc.

¡Qué envidia me dais ustedes, compañeros!

5 Comments:

At 1/7/08 23:03, Blogger xeanpaul said...

¿Cómo lo han conseguido?

Por lo que se lee con apenas abrir su web:

http://www.aveprenco.com/

parece el país del nunca jamás.

Creo que es mucho mas efectivo hacer ver que se puede lograr algo así, pero además, habría que intentar saber cómo piensan desde las distribuidoras de Córdoba, en algo se deben diferenciar, cualitativamente mejor, de las demás.

Saludos

 
At 2/7/08 09:59, Anonymous Anónimo said...

Su pensamiento es muy facil. Solo hay una para todo(Distribuidora Cordobesa). A pesar de ello, no hay forma de cuadrar nada; cuanto más vendes, peor estás.

 
At 2/7/08 13:17, Anonymous Anónimo said...

¿ALGUIEN HA RECIBIDO LA TAN ESPERADA VISITA DE ALGUIEN DE LA ASOCIACIÓN PARA EL COBRO DE LOS 1600E?

 
At 2/7/08 14:03, Blogger L. Mariano said...

Buenas.
xeanpaul, vender prensa en Córdoba, como en cualquier otro lugar, no es ninguna bicoca.
Trabajar con un monopolio, soportando sus "esto es lo que hay", un día sí y otro tambien, no es vivir en el mejor de los mundos.
Dichas estas dos obviedades para cualquiera que lleve cuatro días en la profesión, decir que, a pesar de ello, y a pesar del pesimismo de "anónimo", visto lo visto, oido lo oido, y leido lo leido, en Córdoba somos "el tuerto en el pais de los ciegos".
Aveprenco,hace su labor.
Las personas que componen su directiva, y el centenar largo de asociados, marcan la diferencia con respecto a otras asociaciones y otras ciudades.
No existe (y reto a que se me desmienta)ninguna otra asociación que haya conseguido kioscos (51) para sus asociados, equipados con equipo infomático y programa de gestión para la venta de prensa, mantenimiento y limpieza de los mismos, climatización, seguro....
todo ello, absolutamente gratis, incluido el consumo elctrico de la climatización,con lo que ello supone (módulos) amén de un canon anual a cada kiosquero, aunque éste último (canon) se está peleando en los juzgados, por incumplimiento del contrato de la concesionaria de la publicidad.
No conozco ninguna otra asociación (y reto a que se me desmienta) que haya conseguido, tras tres años, 3, sin vender un sólo fascículo coleccionable, que le aumente el descuento por la venta de los mismos.
No existe ninguna otra asociación, que haya "impuesto" a las distribuidoras trabajar con un programa informático parido por la propia aveprenco.
Todo ello, y más, es fruto de lo mucho y bien hecho pòr los hombres y mujeres que conforman Aveprenco.
¿Que queda mucho por hacer? de acuerdo, por supuesto, ésta es una lucha diaria en la que, además de buscar nuevas metas, hay que pelear constantemente por consolidar lo conseguido, pero lo hecho, ahí está, para orgullo de muchos, y envidia, espero que sana, de muchos otros.
¿Que no se beneficia toda la red de ventas de lo aquí expuesto y de los muchos acuerdos de Aveprenco, tanto con la distribuidora local de publicaciones, como con muchos otros proveedores?
Por supuesto, Aveprenco no es, ni lo pretende, un sindicato, por lo que de lo que se consigue, sólo se benefician sus asociados.
Y si alguno de ellos deja de ser merecedor de los mismos, se prescinde de él, sin traumas.
Hemos inculcado a nuestros asociados algo tan obvio como que, el que quiera peces, se tiene que mojar el culo, y que, en Aveprenco está quien se lo merece, y no quien quiere.
Un saludo.

 
At 2/7/08 16:44, Blogger xeanpaul said...

l.mariano

Solo quise resaltar vuestro trabajo, evidentemente me expresé mal, llevo mas de cuatro días en esto por lo que tengo claras las obviedades citadas.

Un saludo y mi mas sincero reconocimiento

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home