miércoles, mayo 31, 2006

Princesa en bragas

Cuenta Sánchez Dragó en su libro Gárgoris y Habidis que, preocupado el Consejo de Estado por la carencia de heredero, hacía que Carlos II buscase descendencia con ahínco. Usando la técnica de “aquí te pillo, aquí te mato”, la reina andaba por palacio sin bragas. Cierto día en que el rey paseaba acompañado de dos de sus ministros, Doña Mariana cayó del caballo con tan mala fortuna que el pie se le quedó enganchado en el estribo, se le levantaron las faldas y el pendejo le quedó al aire. Según las leyes de la época, observar el chisme de la reina estaba castigado con la pena de muerte. Difícil dilema se le presentaba a Carlos que habría de mandar al garrote a dos de sus ministros. Algún espabilado tuvo una brillante idea y declaró culpable al caballo en juicio sumarísimo. Ahorcaron al caballo y lo mantuvieron colgado de un balcón como muestra de que con los atributos de los reyes no se juega.

Han cambiado los tiempos. Hace unos años los paparazzi fotografiaron en bolas a nuestro rey y no pasó nada. A nadie se le ocurrió fusilar al Fortuna, cuyo radar no avisó de la presencia de periodistas. Esta semana la comidilla de las vecinas es la portada de la revista Qué Me Dices que muestra a la princesa de Asturias con las faldas al aire y el “coñote enmascarado” en primer plano. A lo Marilyn Monroe.

Hay comentarios para todos los gustos:
- ¡Pobrecilla! Los periodistas son una mala fauna. ¡Mira que publicar una foto de la princesa enseñando las bragas…!
- ¡Anda! Que se jodan los que la criticaban por ir con pantalones. Se pone una falda y nos retrata a todos los españoles.
- Ja, ja, ja. Yo es que a esta tía no la puedo ver. ¿Quería notoriedad? Pues ahí la tiene. Cada vez que salga a la calle la van a perseguir para cazarla en situaciones comprometidas.
Y casi todas acaban preguntando ¿a usted que le parece?
- Pues la verdad es que ha quedado bastante bien. Unas bragas amplias y decentes que protejan bien el conejo real. Imagínese la que se habría armado si calzase minibragas. Y como la gente dice que a la familia real la mantenemos entre todos los españoles, a mí me ha hecho ilusión comprobar que se gastan bien nuestro dinero.

La verdad es que la foto es bastante decentita. No creo que el Ejecutivo invierta en semejante portada.

P.D. Obsérvese que no he utilizado ni una sola vez el nombre de la princesa. Microsoft Word se empeña en corregirme cambiado la “z” por una “c”.

5 Comments:

At 31/5/06 21:24, Blogger aberron said...

jajaja! muy buena la anécdota! con lo que trabaja esta gente tampoco íbamos a esperar que llevara braguero!

 
At 1/6/06 15:32, Anonymous ana said...

Joer, quiosquero, yo te respeto mucho, pero eso de usar Word como editor...

 
At 1/6/06 17:12, Blogger dalr said...

Je, je... Ana tienes toda la razón. Pero debes entender las circunstancias del quiosquero. Cada vez que empieza a escribir una contribución es interrumpido por alguien que quiere un periódico, un paquete de tabaco, saber si ya ha salido el último número de Golf Digest o que simplemente busca la Sagrada Familia.

Si a esto le sumamos que cuando el quiosquero se pone puede hacerte un post del tamaño de la Giralda, no es de extrañar que...

a) pierda el hilo, repita en el párrafo 27 lo que había puesto en el 3 y en el 11 o que publique tan solo la introducción y se deje la anécdota que quería contar

b) sus pensamientos se transmitan a los dedos y cada tres palabras aparezcan algún "imbéciles", "cretinos".., o cualquier improperio dirigido en realidad a alguno de los clientes, digámosle "especiales".

c) cuando el post está casi listo, llega un graciosillo, te pregunta que cuándo salió el último número de Speak up y ante la perspectiva de hacer de golpe una venta de 18 leuros empiezas a toquetear botones y "cagüenciez" cierras la ventana del navegadorrrrr

o d) ocho horas después de haber escrito el título, logra acabar el comentario, le da a publicar y... la sesión ha expirado. Todo a tomar por saco.

Mientras los amigos de blogger no pongan un sistema de autoguardado (tú que estás bien relacionada, mira qué se puede hacer ;-) y de paso añadan un corrector tan estúpido como el de word que le de al quiosquero anecdotillas de este tipo, nuestro buen amigo tendrá que escribir primero en un editor externo (que sí, que sí, que hay más cosas que word, pero bueno) y luego copypastearlo. C'est la vie (o algo así)

 
At 2/6/06 11:55, Anonymous ana said...

Ostras, pues lo del autoguardado en blogger y demás me parece muy buena idea. Lo voy a poner por ahí...

Pero sí, hay editores mejores que Word. Más 'lightweight', y más apropiados para blogs.

 
At 13/4/07 17:06, Blogger Swi said...

Hay una opción en el corrector del word que no sólo evita que te corrija cosas como la "z" por la "c", sino que le puedes decir que se lo aprenda para siempre y no importune más con la misma.

Me uno a la sugerencia del autoguardado en el blog.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home