domingo, agosto 26, 2007

De chorizos y pedigüeños

Ayer, sábado, nos levantamos con mal pie.
Salva está de vacaciones y hemos tenido que abrir nosotros los 7 días de la semana. Además, el tiempo está muy variable y los 18 cartones enormes que apoyamos sobre la pared del frente han tenido que ir saliendo y entrando del el quiosco a capricho de la lluvia. Bueno, cuando ellos entraban nosotros salíamos porque juntos era imposible. La convivencia no resulta satisfactoria cuando falta el espacio y, no sé por qué, pero ellos (los cartones) siempre ganan la partida. Cuando te caen desde el altillo (bien sea en la cabeza o la espalda) puedes apreciar en lo que vale la venganza de la cartoné. Si a todo lo expuesto sumamos que ya se me acabaron las vacaciones y que, al salir del curro a las 15 h. todos los días compraba un par de bocadillos por el camino y “comíamos” Quiosquero y yo juntitos, pero de pie en el quiosco, podréis imaginaros de qué talante me pude levantar.
Al llegar ¡sorpresa! Nos habían robado. El repartidor había pasado de madrugada dejando los paquetes en el portal que hay delante. Algún piii ... se había llevado varios periódicos y revistas, además de un CD de carreras de motos, etc. Lo que quedaba estaba esparcido por la acera y los albaranes iban y venían a su aire por la calzada. Quiosquero y yo dijimos: para empezar el día, no está mal; esto promete.
A media mañana, cuando caía un euro en el cajón se estrellaba. Cariño, me dice Quiosquero, hoy no sacamos ni para pagar la luz que estamos gastando. Dicho esto, se acerca un joven de unos 30 y tantos años desmelenado, con barbas, bastante mal vestido (pero no con aspecto de indigente) y me suelta::

- “Señora, deme Vd. 1 €, que es lo que me falta para poder irme a casa. Es que llevo rato pidiendo y nadie me da”.
-Le contesto: pues chico, hoy no es tu día de suerte. Aquí tampoco te vamos a dar nada.
-Me insiste en que está cansado y ya tiene ganas de llegar a su casa.
- En ese momento ya me disparo:
- Mira ¿ves este a hombre? (Quiosquero) pues mírale bien las piernas y piensa que, si tú estás cansado, cómo estará él. Llevamos desde las 6 de la mañana de pie y , a esta hora, también estamos cansados, pero de TRABAJAR. Además, para poder darte 1 €, tenemos que vender cinco periódicos y, por si fuera poco, esta mañana nos han robado; así que no nos toques más las narices
- Da media vuelta y suelta un “Joooderrrr...”. Entonces, como si me hubieran apretado un resorte, salgo del quiosco brazos en jarras y le grito ¿Joder, QUÉ? ¿Pasa algo? (todavía no sé cómo me he puesto de esa manera. Soy una persona muy comedida, tanto en el lenguaje como en el tono en que hablo.
El muchacho me contesta : no, no, nada, yo lo decía por lo poco que se ganan, jolín, bueno pues... nada que tengan un buen día, lo siento adiós amigos, adiós.
Quiosquero y yo nos echamos a reir y me dice: yo iba a intervenir pero tal como te he visto, he pensado que te las arreglabas bien tú solita.
-

13 Comments:

At 27/8/07 03:01, Blogger Märk said...

Quiosquera en realidad es una chunga, pero oculta bajo un manto de apacibilidad y educación, eh? :)

Una duda que siempre siempre he tenido: ¿Porqué no os dan módulos de quiosco mas grandes, si siempre hay escasez de sitios? (Me he criado comprando cosillas en el quiosco de enfrente de mi casa y siempre lo quise saber)

Seguid así, escribiendo! ^^

 
At 27/8/07 08:18, Blogger quiosquera said...

Märk eres muy observador. En cuanto a lo del tamaño de los quioscos ¿qué haríamos nosotros si todo fuera a las mil maravillas? ¿con qué íbamos a amenizar vuestros ratitos de lectura cibernética? (Hablo así porque sé que es imposible llegar a tener uno de los "quioskator" como los de Almería, por ejemplo)
Saludos.

P.D. He visto que eres de Sevilla ¡vaya veranito! ¿no? Mientras nosotros soportábamos los 33ºC de Almería, en Barcelona estaban de lo más fresquito ¡Y a eso le llamamos irnos de vacaciones!

 
At 27/8/07 08:58, Blogger Juan Manuel said...

Uff, ¡qué agobio! Pues resulta que hoy ha sonado el despertador demasiado temprano; que he vuelto al "lavoro", vamos, o sea que el estado de animo no es muy "pallá", que digamos... (y dale con las comillas...) Para más "inri", al regreso de las vacaciones por tierras madrileñas y palentinas el pasado lunes, me he encotrado con que mi PC se ha declarado en huelga (parece ser que la fuente de alimentación ha dicho que no le da la gana trabajar...), o sea que una semana sin conexión, y vaya Ud. a buscar un técnico en Agosto... O sea que hoy me toca intentar contactar a HP a ver qué me dicen... Un desastre, vamos... Menos mal que estos días tenemos por aquí a ese maravilloso nieto y podemos disfrutar de él estos días, que es algo fantástico... Lo malo es cuando te dice muy serio: "Yayo, vamos al ordenador a jugar..." Y explícale tú lo de la fuente de alimentación, anda...
Bueno, amigos; al menos la vuelta al trabajo ha tenido una parte positiva, que no es otra que poder echar un vistazo a los últimos posts del blog y ponerme al día de vuestros recientes comentarios...
Por cierto, el otro día le comenté a la Sra. Anna, mi quiosquera particular, lo del blog y el libro, y le faltó tiempo para preguntarme cómo podía conseguir un ejemplar, así que raudo y veloz, me fui a ver al quiosquero para pedirle un ejemplar. Al día siguiente me comentó que estaba encantada con él, que le estaba gustand muchísimo, y que cuándo saldría la segunda edición... O sea que quiosquero, quiosquera y D@lr, ya tenéis un cliente para esa esperada segunda edición...
Bueno, amigos, nada más por hoy. Un abrazo para tod@s y una amenaza: en cuanto me ponga al día con el correo y demás temas pendientes, os prometo un par de sonetos, diga lo que diga el quisquero... ¡hale!

P.D. Mosca: En Madrid me comentó la Sra. Conchi, la quiosquera delegada de ventas en la capital, que no habías pasado a recoger tus libros del quisquero... En su momento ya te informamos que estaban en el quiosco ubicado en Valdebernardo, en el Boulevar Indalecio Prieto, entre las calles Juglares y Tren de Arganda... Bueno, pues ya te pasarás a buscarlos cuando puedas... allí te están esperando...
...y éste otro para Norma: Creo que me debes algo...

 
At 27/8/07 09:10, Blogger Elena said...

Ñññño Quiosquera, estás irreconocible ;)

 
At 27/8/07 10:50, Anonymous alfonso said...

¡Oh, ansiadas vacaciones que no disfrutaré!

Mientras señora y niña disfrutaron de un agosto en el campo, servidor se ha tragado jornadas de trece horas en el quiosco durante todo el mes. Sin cerrar ni un día, sin dormir lo suficiente ni una noche.

Agosto en Vigo es un desierto. Las tardes son la soledad y la caja tiene telarañas. Como además no ha hecho calor, los helados me los voy a comer yo toditos en septiembre; al menos ahorraré en comida.

Y de repente, la cartoná. Me invaden los cartones y mira que mi quiosco es grande. El repartidor está haciendo dos repartos diarios porque es imposible meterlo todo en la furgoneta en un solo viaje. Hasta el sábado, que nunca lo hay, tuvimos reparto.

Ahora veremos la forma de hacer frente a la factura, porque sin apenas beneficios en agosto, la cartoná la va a pagar rita la cantaora.

Menos mal que ha vuelto el relevo y ahora podré descansar unos días. No es que no vaya a trabajar, pero al menos no seré yo el que madrugue, que ya es algo.

No saben el sueño atrasado que tengo...

 
At 27/8/07 13:53, Blogger quiosquera said...

Qué tal, Elena. Qué, disfrutando del calorcito veraniego para cargar las baterías para poder combatir el frío invierno moscovita?
A ver si nos vemos. Un abrazo

 
At 27/8/07 13:58, Blogger quiosquera said...

¡Bienvenido de nuevo al mundo del blog, Juan Manuel!

MOSCA: ¿Qué ocurre, es que ya no quieres saber nada de tus antiguos "tocayos quiosqueros?
Contesta, please.
Un saludo.

Ay, Alfonso, ¿qué nos vas a contar a nosotros que no sepamos? Si en tu cajón se han hecho telarañas, puedes imaginar cómo tenemos también el nuestro. Cada vez que cae un euro, da un salto de alegría. A ver si ya vuelven los veraneantes y empiezan a comprar algo, que tenemos el mono de la venta.
Un saludo.

 
At 27/8/07 15:05, Blogger Märk said...

Qué va, quiosquera!

Al contrario, este ha sido el verano mas frío que yo recuerdo. Apenas hemos superado los 42º alguna vez, cuando el año pasado fueron los famosos 48º de la gente con la foto de los termómetros en la calle y eso.

De hecho, he pasado frío en las noches de Agosto y en junio seguía lloviendo.

Aun asi, ahora me mudo a Barcelona, asi que la caló sevillana se queda aquí ^^

 
At 27/8/07 17:23, Blogger kioskero said...

hola y bienvenidos a todos/as (benbvingods y benvingudas, o algo así)los que habeis podido disfrutar de vacaciones estivales.
En Santander, al ser lugar con costa y turistico de veraneo,no podemos darnos ese capricho de tener asueto en los meses de canicula.
Lo que si puedo comentar es que este año los veraneantes no estan con la cartera tan alegre como en años anteriores, así que ir pensando que el invierno creo que va a ser un poco más duro que de costumbre.
Un saludo.

 
At 28/8/07 02:55, Anonymous Anónimo said...

No sabía que el tema de la vida alrededor de un quisoco diera tanta de sí.Me ha tenido un buen rato enganchado.Pasaré de vez en cuando a a visitaros.
Enhorabuena por el blog!

 
At 28/8/07 08:20, Blogger quiosquera said...

Gracias por saludar, anónimo.
No eres el primero que se sorprende al descubrir lo que se cuece detrás de un quiosco (nosotros también nos sorprendimos pero "ya era tarde" :-D

 
At 4/9/07 23:33, Anonymous Tito said...

En Asturies los quioscos tienen un armario fuera con candado, y la llave la tiene el repartidor. Así han evitado los robos de material, por otro lado muy habituales.

No se lo digáis al del quiosco de enfrente, pero yo mismo, más de una vez, he leído "de papu" el periódico (pero no me lo llevé nunca)

 
At 5/9/07 11:50, Blogger quiosquera said...

Tito:
Ay, pillín, pillín...

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home