lunes, diciembre 10, 2007

Orbit Tabs

Está visto que los autónomos somos una raza especial de trabajadores. A la hora de cotizar a la Seguridad Social cotizamos como todos. A la hora de estar enfermos o accidentados casi cobramos como todos. A la hora de cobrar la baja se nos trata como a chorizos. No me había dado cuenta hasta ahora pero, cuando estamos de baja, no nos paga la Seguridad Social sino una mutua privada que, lógicamente, vigila que no la estafen. Es por esto por lo que la mutua verifica que el lesionado lo esté realmente y lo hace pasar por consulta médica cada poco tiempo. Así es que, en este momento, yo ando (es un decir) bajo el control de tres médicos: el traumatólogo, que me dice cómo sigue la lesión y qué debo hacer para recuperarme, el médico de cabecera, que me firma el parte de baja según las indicaciones del traumatólogo, y el médico de la mutua, que comprueba que entre el traumatólogo, el médico de cabecera y yo no estemos estafando a la empresa pagana. Digo yo que si unos se fiaran de otros, quizá el médico de la mutua podría pasar a quirófanos y hacer más cortas las colas de espera.

El miércoles me tocó revisión y, a la salida, me pasé por “la empresa”. Para animar un poco a Salva y para recoger la cantidad ingente de papelitos que genera un quiosco. En esas estaba cuando apareció el representante de Orbit.
- Vengo a presentarte las novedades de esta temporada.
- No.
- Ya sabía lo que me ibas a decir. Bueno, ya te contaré qué salida tienen y decides.
- ¿No has venido a presentar novedades? Pues presenta.
- Es el Orbit tabs sabor manzana y sabor hierbabuena. Tienen el doble de contenido y se venden a 1 €.
- Y me cuestan más del doble ¿no? Como el Orbit box del año pasado. Pues no.
- No, no es exactamente igual. El precio de coste es algo inferior al de dos orbits normales. La ganancia, claro, es menos del doble.
- Ya sabes que a mí lo que me molesta no es vender más barato sino que me tomen por tonto y me cobren más caro. Déjame unas cajas y lo probamos.
- ¡Jo, eres la leche! Siempre protestas pero, al final, acabas vendiendo de todo.
- C’est la vie…
- Si no fuera porque luego lo pones en el blog te contaba una anécdota…
- ¡Cuenta, cuenta! Y si no quieres que lo ponga, no lo pongo.
- Es que en la empresa han entrado comerciales nuevos y nos los han repartido para que los formemos. A mí me ha tocado un chico que pone mucho interés y se traga toda la información que encuentra sobre Orbit. Pues el otro día me llega y me dice: “¡Oye, mira lo que he encontrado en Internet! Un quiosquero pone a parir a uno de nuestros comerciales porque dice que el Orbit box es el timo de la estampita”. Y le digo: “Me parece que ese comercial soy yo”. “¡No jodas!”. Le cogí lo que había impreso y, en efecto, era el post que habías escrito el año pasado.
- ¡Tío, eso hay que contarlo! Al fin y al cabo será publicidad para Orbit.
- ¡Haz lo que te dé la gana!

7 Comments:

At 11/12/07 22:00, Anonymous mar said...

Querido quiosquero, siento decirte que lo de la mutua es una nueva moda, mi padre trabaja en un banco y también ha tenido triple ración de médico.

Ánimo y un saludo a todos.

 
At 13/12/07 14:45, Anonymous Anónimo said...

No he podido aguantarme: "ODIO A LAS MUTUAS, ASIN REVIENTEN TOAS" (no creo que esto sea denunciable dado que es persona jurídica, no física, y es con ánimo jocoso, no se crean)

¿Y en que me apoyo para justificar tal solemne declaración? en que mi mujer, futura madre de mi hija, tuvo que ir a una revisión por la mutua de su trabajo, por la baja laboral que tenía por unas contracturas bestiales en la espalda, dado que le hacían cargar con cajas en su trabajo cual burra en construcción de pirámide egipcia, y, casualmente, unas semanas despues de averiguar que estaba embarazada.

Pues bien, en tal sitio tuvimos que soportar que un médico de ASEPEYO, tras las explicaciones de mi mujer de lo que le pasaba, le dijera que (más o menos palabras literales): "...vaya, que oportuno que te quedes embarazada, no te podemos hacer radiografias, no te puedes medicar tus contracturas, que casualidad, hombre, que casualidad..." comentario que terminó con una exploración apoyando el dedo índice de la mano derecha en la base del cuello durante unos 3-5 segundos, y haciendo una ligera presión. Al día de hoy no se si era para comprobar las contracturas o es que tenía poderes curativos el buen señor. En todo caso tampoco funcionó.

Lo mejor fue cuando mi querida esposa le reclamó ayuda o alguna explicación a sus males. Algo. El individuo se le quedó mirando sin decir nada, y tras una pausa dijo: "Adios, buenas tardes" Mi pobrecita insistió, y se encontró con que el tal nos indicaba el camino a la puerta sin mover los labios. Eso es atención personalizada. Digo yo que hubiera sido más rápido haberla llamado mentirosa-de-mierda-contra-la-que-no puedo-demostrar-lo-contrario, y haber hecho pasar al siguiente.

¿Y que haces? la pobrecita mía no tenía fuerza ni para coger el cartón de leche, a esto se le sumó un problema de migrañas, no podía dormir porque no encontraba una posición cómoda, la llaman del trabajo con comentarios del tipo "...ya me gustaría estar 4 días en casa como estás tú...", el miedo a tener otro aborto... y efectivamente, el aborto lo encontramos con fonendoscopio y bata blanca. Pero no era nuestro, por suerte.

Pero claro, todo es superable. Resumo parte de la conversación con una señorita telefonista, con un master en bordería y mala educación, de la misma consulta, tan solo unas pocas semanas despues de lo anterior:

- Si, dig...
- Buenas, llamo de la mutua. La Sra. --- tiene que venir el día xx a las 00:00 a la revisión de su baja.
- Soy su marido y va a ser que no, porque está en reposo absoluto por amenaza de aborto.
- Bien, entonces tendrá que ir a su médico para que le haga un justificante de su situación y luego nos lo trae para justificar el que no venga a la consulta.
- Un momento, me estás diciendo que tiene que ir a su médico de cabecera y luego ir allí... ¿Qué parte no has entendido de "REPOSO ABSOLUTO"?
- ......
- Mi mujer no puede moverse...no? aborto... reposo...
- Ah, bueno... Entonces cuando no esté en reposo que nos llame y le damos cita.
- Adios, buenas tardes!

Pues eso, que en este caso conocido en carne propia y en otros por cuenta ajena, lo llevamos claro con la mutuas de los coj... Parece que su 'modus operandi' es llamarte mentiroso en tu jeta e intentar acojonarte con el tema del dinero/despido/represalias. Y habrá de todo, pero hablo de lo que conozco. Y no me ha gustado.

Y digo yo, si esta gente lo que hace es controlarte la evolución de tu enfermedad y, además, controlar que no estés en connivencia con el médico de la Seguridad Social, ¿cómo lo pueden hacer de una forma objetiva, si los que les pagan son las empresas, los primeros interesados en que estés bien y que alguien diga que estés bien para volver al trabajo?

¿Alguien sabe la respuesta?

Kutuklu

 
At 13/12/07 16:11, Blogger Juan Manuel said...

Joder, Kutuklu... vaya post! Entiendo perfectamente tu indignación/mosqueo/cabreo por la actitud del médico en cuestión. Me parece absolutamente intolerable, vamos... La pregunta es: ¿No has mirado si la tal Mutua tiene un servicio de atención al cliente? Porque lo debe tener, y éste es un caso claro de mala-malísima atención... No me parece mal que lo cuentes, pero siempre he pensado que, al margen de compartir con nuestra gente este tipo de cosas, lo que hay que hacer es ejercer el derecho a la protesta por las vías "ordinarias"... Y, si me apuras, mandar una carta a la prensa, que a eso sí suelen tener miedo...
En fin, chico. Espero y deseo de corazón que tu mujer se restablezca del todo y que el proceso del embarazo tenga un "happy end". Un abrazo desde Barcelona.

 
At 13/12/07 17:01, Anonymous Anónimo said...

Estimado Juan Manuel: Como veía que el comentario estaba quedando largo, quité la parte dónde relataba cómo, minutos despues de salir anonadados por lo sucedido y, tras recorrer unos metros por la calle Eloy Gonzalo, me decidí a volver para reclamar pacíficamente sobre todo lo que habiamos vivido. Viendo cómo estaba mi mujer, mal anímica y físicamente, optamos por volver a casa, dónde nada más llegar me conecté a la página de la mutua para intentar reclamar vía correo electrónico o como fuera.

Intento en vano. La página en cuestión no lo permitía (ahora sí tiene un formaulario para rellenar), amén de esto, rezumaba un pestucillo a corporativismo empresarial (me remito a la pregunta que dejaba en el aire anteriormente) que realmente asustaba, es decir, el enfoque me recordaba, llevado un poco al extremo, a una conversación de colegas empresariales, más que a una atención a gente con problemas.

Reconozco que pensé en utilizar otros medios, pero me uní a la masa de gente que se queja pero no hace nada. Algún día cambiaremos esta forma de ser en este país. Especialmente cuando hagan caso REAL a las reclamaciones. Y de esto nuestros amigos que nos dejan hablar en este su lugar han tenido, tienen y tendrán mucho que decir.

Kutuklú

 
At 14/12/07 13:38, Blogger Juan Manuel said...

Para Kutuklú: (Caso real)
Esto fue allá por 1978/79... Nuestra hija estaba recibiendo un tratamiento para el estrabismo en el Hospital de la Cruz Roja de Hospitalet. Y era allí no por gusto nuestro, sino porque al oftalmólogo de la Seg. Social al que acudimos en su momento, nos dijo que en aquel hospital había un equipo estupendo y tal y tal... (Paréntesis: Nada que decir en contra de tal afirmación. Efectivamente, todo el tratamiento y las dos intervenciones quirúrgicas que siguieron fue realmente magnífico...)
Mi mujer la llevaba cada día a las 08:00 horas de la mañana y, tras la sesión, al colegio...

La única "pega" es que, cada 15/20 días, había que ir al Ambulatorio de la S. S. para solicitar el correspondiente volante, que era válido para un número determinado de sesiones.

Yo solía ir a buscar el "famoso" volante, y solía aprovechar los sábados, antes de ir a trabajar...
Un buen sábado (recuerdo que era la típica semana con dos fiestas y un "superpuente"), me presento a las 07:30 en el ambulatorio, como acostumbraba hacer con la idea de que me disen el núm. 1 y así poder estar a las 09:00 hs. en el trabajo...
Primera sorpresa: De los tres oftalmólogos que había en la consulta, solamente pasaba consulta uno. Se supone que los otros dos estaban de "puenteo", y por la Ley de Murphy, mi núm. 1 se convierte automáticamente en el núm. 3, ya que empiezan llamando a los pacientes de los otros dos... Bueno; no pasa nada -pienso- Tengo tiempo...
Así pies, la tercera llamada es para el Nª 1 del Dr. Nomeacuerdo, (o sea, para mí...) Entro en la consulta y le explico al Dr. el motivo de la visita... "Vengo a recoger un volante para mi hija que tal y tal y tal.....). Nuestro "amigo", el doctor que se había quedado compuesto y sin puente, me mira con cara de pocos amigos y me dice con una voz más alta de lo normal: "Hombre, por Dios... ¿Y para esto me viene Ud. un sábado? ¿Es que no tiene más días la semana para esto?..."

Evidentemente, agarro un cabreo de mucho cuidado. Aún no sé cómo, aguanto las formas -eso sí- y, muy serio,le digo: "Mire Doctor; si no le importa, eso que me acaba de decir me lo pone Ud. por escrito para llevárselo al inspector, en lugar de llevarle el volantito para que me lo firme... ¿vale? Yo no tengo culpa alguna de que sus dos colegas se hayan ido de puente y Ud. se haya tenido que quedar trabajando... He llegado aquí a las 07:30 para que me diesen el núm. 1 y poder llegar a tiempo al trabajo, y mi núm. 1 se ha convertido en el núm. 3, y no me he quejado.. ¿le parece bien?"
(Aún no sé cómo me salió el discursito así; pero me salió, de un tirón...)

Nuestro "amigo", tras escucharlo y, sin mirarme, se dirigió a la auxiliar y le dijo: "Señorita: haga el volante a este señor"

Recogí el volante y, al llegar a la puerta, me volví y pronuncié un "muchas gracias, doctor" que siempre he creído que no le debió gustar mucho....

Kutuklu: Como te digo, ésta es una historia absolutamente verídica. Pasó así, como lo he contado... Y siempre lo suelo poner de ejemplo cuando salen este tipo de temas...

Y en ese sentido iba mi post... Que hemos de intentar defender nuestros intereses desde la primera instancia y si no recibimos la atención a la que tenemos derecho, protestar y, llegado el caso, acudir a quien haga falta...

En fin, vaya rollo, ¿no?

Bueno, chico, que las cosas mejoren y que todo vaya bien.
Un saludo muy cordial,

 
At 14/12/07 22:27, Blogger alvarhillo said...

Quiosquero, veo que a pesar de todo no has perdido tu sentido del humor. ¡Bien!
En otro orden de cosas, mi chica, el peque y yo, os deseamos unas felices fiestas y un año nuevo lleno de cosas interesantes.

 
At 16/12/07 23:59, Blogger Chicho said...

Así es el mundo de los autónomos.....lo crean o no....

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home