viernes, febrero 05, 2010

Tragicomedias

Me da pena comprobar cómo las neuronas se van desgastando con la subsiguiente pérdida de memoria. Había oído decir que con la edad, uno va olvidándose de los acontecimientos recientes a la vez que recuerda con más nitidez los hechos más antiguos. A mí no me pasa eso. Yo olvido con frecuencia lo que me acaba de ocurrir y no acabo de recordar bien conocimientos que yo sé que tenía. Esta mañana intentaba rememorar las partes de un drama, novela o cuento y no doy con ello. Me suena lo de trama, nudo y desenlace pero no sé si trama y nudo son partes diferenciadas o si ambos términos son sinónimos. Tampoco he encontrado la palabra que define el principio, la parte del relato que presenta los personajes e informan a espectador o lector cómo se relacionan.
No es que quiera escribir una obra de teatro pero entre repasar facturas, hacer las camas o darle vueltas al coco, he preferido esto último. Y en tal menester, me he acordado, por ejemplo, que los antiguos griegos y Chéspir eran partidarios de matar hasta el apuntador, lo que convertía sus obras en tragedias. Calderón y Lope ponían las cosas complicadas al protagonista y, al final, se arreglaban un poco; no sé si este tipo dramático tiene nombre propio. Claro que a mí me gustan las tragicomedias como el Libro de Calisto y Melibea y de la puta vieja Celestina, más conocido como Tragicomedia de Calisto y Melibea (sin más) o La Celestina. La tragicomedia en un género similar a la tragedia: al final la palman todos. Pero con gracia.
La verdad es que me gustaría escribir una si no fuera porque ando corto de inspiración y memoria. De todos modos expondré con brevedad mi argumento por si alguien se atreve y quiere aprovecharlo.

Presentación
Según las leyes o costumbres del reino, Quiosquero vende los diarios que le proporciona la distribuidora del Sr. Conde del lugar y que le hace un 20% de descuento sobre el precio de portada. Los domingos y algún día en especial, cada diario viene acompañado por un suplemento. La distribuidora los entrega por separado y Quiosquero debe meter cada suplemento en su diario correspondiente; esta operación recibe el nombre de encarte. Por el primer encarte realizado, la distribuidora aumenta el descuento en un 5%. Los encartes sucesivos, si los hubiera, se premian con un 3% adicional.
La distribuidora del Sr. Conde no sólo reparte los diarios del condado, sino los que se editan en los feudos vecinos y en la capital del Reino. Entre ellos, el Mundo, que edita D. Pedro de la Jota. Además, D. Pedro edita también la revista Yo Dona, de venta conjunta e inseparable con el diario de los sábados, cuyo precio aumenta ese día en 30 céntimos.

Trama
Debido a las dificultades que encuentra en el cuadre de las facturas, Quiosquero investiga y averigua el funcionamiento secreto de los programas informáticos de la distribuidora del Sr. Conde. Entre otras cosas, se entera de que los dichos programas son de la época en que Guillermito andaba a gatas y presentan determinadas deficiencias. Por otra parte, la revista Yo Dona inserta una cantidad de publicidad tal, que la hacienda real no la considera publicación cultural y debe pagar el 16% de IVA en lugar del 4% que paga un diario. Por la misma causa, el recargo que se aplica a Quiosquero es del 4% en vez del 0,5. Los programas de la distribuidora han sido modificados para que, tanto el diario El Mundo como la revista Yo Dona, puedan compartir un mismo albarán; no han creído conveniente hacer lo mismo con las devoluciones y ése era uno de los quebraderos de cabeza de Quiosquero: su albarán de devolución del sábado se transmutaba en dos (¡coño!, como los núcleos de uranio 235; ¡hay que ver lo que se aprende en la tele!): el primero contiene los diarios devueltos y el segundo, colocado casi al final de la factura, las revistas correspondientes.

Nudo gordiano (de gordo)
En un momento dado, D. Pedro de la Jota decide que la revista Yo Dona tenga vida propia y obliga a Quiosquero a quedarse, durante una semana al menos, con los sobrantes, cuyo precio, en caso de venderse, será igual que si se vendiera con el diario. Dada la calidad de los programas de la distribuidora del Sr. Conde, el mago Merlín descubre la fórmula mágica para volver loco a Quiosquero cuando trate de cuadrar la factura. Los ingredientes son los que siguen:
Albarán de entrega del sábado
- X diarios a 1,20 (impuestos: 4 + 0,5%)
- X yo dona-el mundo a 0,30 (impuestos: 16 + 4%)
Devolución del sábado
- Z diarios
- no hay devolución de revistas
Devolución de un día cualquiera, dos semanas después (suponiendo que no se haya vendido ninguna revista)
- Z Yo Dona
Factura de la primera semana
- Cargo de X diarios a 1,20
- Cargo de X revistas a 0,30
Factura de la segunda semana
- Abono de Z diarios a 1,20
- Abono de Z revistas a 0,30
Factura de la tercera semana
- Cargo de X revistas a 1,50 (impuestos: 16 + 4%)
- Abono de X-Z revistas a 1,50 (impuestos: 16 + 4%)
- Abono de Z revistas a 1,50 (impuestos: 16 + 4%)
Podría darse el caso de que el abono de las Z revistas apareciese en la factura de la cuarta semana.
¿Lo vais cogiendo?
Si por cualquier circunstancia Quiosquero extraviase un ejemplar de Yo Dona sucedería lo siguiente:
· Antes
- Cargo de 1 ejemplar de yo dona-el mundo: (0,30/1,16)*0,75*1,2=0,232€
- Cargo de 1 ejemplar de El Mundo: (1,2/1,04)*0,75*1,045=0,904€
- Coste total de la pérdida: 0,23+0,90=1,136€
· Ahora
- Cargo de 1 ejemplar la revista Yo Dona: (1,5/1,16)*0,75*1,2=1,164€
¿Lo vais cogiendo?

Desenlace
El 25 de diciembre de 2009, día de Navidad, fue viernes. El 26 de diciembre de 2009 fue sábado. En el Reino, el día de Navidad está establecido como el de la tercera fiesta anual de los quiosqueros. En el condado donde habita Quiosquero, la fiesta se aplica el día de San Esteban. La distribuidora del Sr. Conde repartió Yo Dona el viernes 25; Quiosquero encartó Yo Dona en el Mundo del día 25; en consecuencia, el descuento del diario debería ser el 25% (20% del diario + 5% del encarte): (1,20/1,04)*0.75=0,87. Sin embargo, la distribuidora del Sr. Conde o D. Pedro de la Jota se comieron el 5% del encarte y el coste del ejemplar fue (1,20/1,04)*0.80=0,92. Cinco centimillos por ejemplar.
¿Lo vais cogiendo?
Quiosquero montó en cólera pero, temeroso de las mesnadas del conde, esperó pacientemente la emisión de la siguiente factura con la esperanza de que alguien hubiese detectado el incidente y rectificado el error. No fue así y envió una paloma mensajera con la siguiente nota:
El 25/12, viernes, se distribuyó la REVISTA YO DONA con el Mundo de Catalunya como si fuera sábado, sin embargo, el descuento del diario fue del 20% en vez del 25% que debía corresponderle por el encarte de la revista. ¿Se trata de un error o hay alguna otra razón para que fuera así?
Las devoluciones correspondientes también aplican el 20%.
Hasta el momento, Quiosquero no ha recibido respuesta.

Finalice el lector el drama a su mejor satisfacción pues Quiosquero teme que si dice lo que piensa pueda acabar en galeras. De la comandancia de Marina, por supuesto.

4 Comments:

At 7/2/10 12:14, Blogger nereida said...

Hola,
Yo hace tiempo que dejé de tener problemas con el "Yo dona", simplemente porque los sábados NO vendo El Mundo.
Mi problema fue una variante de lo que relatas, si vendia El Mundo junto con el Yo Dona, el precio era de 1.50€, pero Marina me cobraba el diario a 1.20, el Yo Dona a 0.30 y otra vez el Yo Dona a 1.50... ¡FANTASTICO! en vez de ganar estaba pagando por venderles la revista, así que tras varias reclamaciones y varios cabreos opté por lo menos malo y pedí que se me quitase el servicio de los sábados hasta que hubiese cambios en el sistema de facturación de la revista, total, solo vendia un par de ellos.
Reconozco que soy muy radical, pero no consiento que me tomen el pelo, por lo menos si me doy cuenta aunque ¿cuantos goles como esos nos meten?

Y hablando de suplementos que pasan a ser opcionales, La Razón tambien ha desaparecido de mi quiosco los domingos, de mis clientes NADIE quiere el Diez Minutos y yo no entro en el juego de vender lo mismo por la mitad, los que ven que no me queda Razón compran El Mundo (yo gano mas y ellos se van tan contentos con su pelicula).

Se que sola no voy a ganr la guerra, pero si hubiera alguien mas que se plantara ante tanta tonteria creo que se lo pensarian en separar los suplementos del diario, si esto es una cadena que copian los otros diarios consiguen dejarnos los domingos con el 20% pelado dentro de nada.

Ala, a ver quien se anima y me copia a mi..

Un saludo
Nereida

 
At 7/2/10 14:37, Blogger Quiosquero said...

Por ahí van los tiros, Nereida.Ni tú ni yo podemos cambiar el mundo pero, si poco a poco, otros yo se van uniendo a lo que decimos, al final podríamos hablar de nosotros, aunque nosotros no sean todos.
Hay otros dos diarios en mi punto de mira: El Punt y Avui. Ya viene con los suplementos encartados con lo que nos quedamos en el 20% de descuento. Además, El Punt sólo hace un 10% a los diarios de suscripción.
Pero es más divertido discutir entre nosotros.
un saludo.

 
At 8/2/10 12:48, Blogger kioskero said...

Yo tambien me apunto para intentar cambiarlo y ya somos por lo menos tres.
Un saludo.

 
At 8/2/10 20:41, Blogger BANDOLERA said...

Sigo pensando que deben ser muy listas, pero de verdad, qué bien se hacen las tontas... Saludos.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home