viernes, enero 22, 2010

Tecnología punta

Los sistemas de venta evolucionan con el tiempo. Hace años, cuando sonaba el timbre de la puerta de casa, uno no sabía si al abrir se encontraría con los testigos de Jehová o con un vendedor de enciclopedias. Luego vino el buzoneo; raro era el día en que uno no encontraba el buzón lleno a rebosar de propaganda y otros papeles inservibles; las enciclopedias se vendían en una reunión en el Hotel La Sola Cama donde, sólo por asistir, uno se llevaba un regalo y, si compraba la enciclopedia, podía aparecer en casa con una vajilla Chorchil o una cubertería de 1500 piezas que jamás utilizaría.
Hoy se vende por teléfono. Es más elegante y admite las técnicas más dispares, empezando por la vendedora que recita las excelencias del producto igualico que una azafata de Iberia explica a los viajeros cómo ha de hinchar el salvavidas en caso de accidente (nadie me ha explicado todavía cómo saben las azafatas que el avión caerá en el mar), y finalizando por la voz metálica del ordenador que está al otro lado del aparato. En medio, un amplio espacio que ocupan las vendedoras sudamericanas, preferentemente argentinas.

Casi cada tarde, allá sobre las siete y media, me paso por el quiosco por si hay algún problema y para que Salva vea que, aunque no estoy, sí estoy. Luego me tomo un café en Superwaiter, que sigue diciendo que esto es la ruina pero que a esas horas he de entrar de lado porque de frente no quepo. Ayer me tocó al lado de la barra un colega en asuntos informáticos y estuvimos recordando viejas anécdotas. Además me doró la píldora diciéndome que tiene al quiosquero de su barrio muerto de envidia porque le dice que conoce personalmente y habla a menudo con el autor de Pies para quiosquero. Era lógico, pues, que se me fuese el santo al cielo y llegase a casa pasadas las nueve y media.
Quiosquera estaba mosqueada. Llevaba rato recibiendo llamadas y cuando cogía el teléfono oía un par de pitidos y se cortaba la comunicación.

Después de cenar sonó el aparato.
- ¡Diga! –en mi casa el teléfono siempre lo descuelga ella.
Y no dijo. Estuvieron llamando a intervalos de 5 minutos hasta las 11 y media. Quiosquera estaba preocupada.
- Olvídate. Si fuese un amigo o alguien de la familia nos llamaría al móvil.
Ni caso. Agarró el teléfono y fue llamando a todos los conocidos y familiares, Dalr incluido.
- Tranquila, mamá. Si fuese un amigo o alguien de la familia nos llamaría al móvil.
A Dalr sí le hizo caso y nos fuimos a dormir.

Esta mañana no he podido conectarme a Internet. Servidor de Microsoft Windows Explorer no disponible, me decía. He pensado que algo fallaba en nuestras relaciones con Telefónica. Sin embargo Salva me ha llamado y hemos hablado sin problemas. A mediodía, después de comer, me he sentado un rato a leer. A las dos sonaba el teléfono:
- ¿Diga?
- Piii… piii… piii
He colgado.
Hasta cinco llamadas seguidas en pocos minutos. Cuando uno no tiene puñetera idea de por qué no funciona algo, se le ocurren miles de gilipolleces.
- Si he hablado con Salva mientras el ordenador estaba conectado, a lo mejor es que la impresora, fax, escáner, etc. tiene algo que ver…
Me he levantado y he conectado el ordenador.
Al primer timbrazo, descuelgo el teléfono y me lo pongo al oído.
- Piii… piii… piii… piii… piii… chaff… prriiiipiiipriiii
¡El tío imbécil me estaba mandando un fax!
He permanecido con el aparato cercano a la oreja hasta que han finalizado los pitidos.
Ya no ha habido más llamadas.

No ha acabado ahí la historia. Cuando Quiosquera ha llegado, yo estaba descabezando un sueñecito en mi sillón preferido: uno que me recoge bien el pescuezo y le va divino a mis cervicales. Al despertar le he contado la aventura del teléfono.
- ¿Y has recibido el fax?
- ¿Cómo coño lo voy a recibir? A no ser que, como tenía el teléfono tal que así, haya ido a estrellarse contra pared.
Con las cosas en su sitio me he zampado un yogur para despejarme y me he acercado al ordenador con la intención de comprobar que Internet ya estaba a mi alcance. ¡Oh, sorpresa! En la imprtesora había dos papeles:

Atc. Sr. De Jimmy Guitart.
Sr., Santi Pages.
PRESSUPOST
Colocacio i suministre de finestra balconera de 2 fulles corredera...
Colocacio i suministre de finestra de 1 fulla oscilovatent...
....
FALTA AFEGIR L'IVA
Miquel Duran

Falta afegir l'IVA y que el señor Jimmy o el señor Santi reciban el fax. Yo, por ahora, no tengo pensado cambiar las finestras.

8 Comments:

At 24/1/10 10:54, Blogger Juan Manuel said...

Vaya, vaya, vaya... Al final resultó que era un fax... y que acabaste recibiéndolo, fíjate.
Durante la lectura de tu post, pensaba que las "llamaditas" eran las típicas del operador de telefonía que quería ofrecerte sus servicios.... Yo estoy harto de decir a más de una empresa en cuestión que, por favor, eliminen mi número de su Base de Datos; que no tengo intención de cambiar de operador. Aparentemente -o eso dicen-, toman nota, pero que si quieres arroz, Catalina; al cabo de unos días las llamadas vuelven de nuevo. Harto me tienen vamos...

Bueno, Quiosquero. Esta tarde emprendemos el viaje de regreso a Barcelona, después de dos semanas en la capital del reino donde hemos estado disfrutando de la familia... y de SuperDani. Un abrazo para tod@s.

 
At 24/1/10 20:31, Blogger BANDOLERA said...

hasta el mooooñoooo estoy yo de las llamaditas para endosarte historias. También yo pensé que iba de eso el tema.... Es horroroso, una intromisión intolerable. Quiosquer@s, mi hija se ha hecho fan leyendo vuestros libros (en realidad, he tenido que empezar yo por el tercero...). Dice que va a venir a deciros cositas y a recriminarle a Dalr su opinión sobre la peli esa del día que se repite eternamente (no recuerdo ahora el nombre,la del día de la marmota). La he animado a que lo hiciera. ¡Ah!! ¡Y os he hecho publicidad sincera!! Quiosquero, he leído tus poemas.... Jajaja!! ¡Ya hablaremos de eso!!Juan Manuel, no me conoces de nada,pero he visto tu foto en pleno plano de un quiosco... Saludos a todos.

 
At 24/1/10 21:57, Blogger Norma said...

Jo, esto parece un expediente X!

 
At 25/1/10 13:10, Blogger jaume said...

Respecto al post muy bueno, me ha sorprendido el final y me he reído mucho.
Respecto a los que se quejan de las llamadas, informaros que existe la listarobinson.es podeis apuntaros y entonces sí que no os pueden molestar.

 
At 25/1/10 19:26, Blogger quiosquera said...

Juan y Conxi, espero que hayáis tenido un buen viaje y, ahora, a la rutina que es lo que toca.

Bandolera: cuando tu hija se sienta con ganas de conocer a estos humildes quiosqueros, que se pase po nuestro quiosco. Ya sabes en dónde estamos y, también, que será bien recibida.
Así me gusta, que nos hagas buena propaganda porque todavía quedan bastantes libros por vender (jajaja)y en abril salen 2. Sí, has leído bien: dos porque seguimos con la colección de "Pies..." y Quiosquero hace sus pinitos en solitario con "Decúbito supino". Esperamos contar con vosotras el día de la presentación. A la cita seguro que no faltan Juan Manuel y Conxi.
Me dice mi cónyuge que seguramente te refieres a los versitos del Día del Blog en Verso. En "Decúbito supino" saldrá publicado el sainete "La Octava Obra de Misericordia: engañar al que no sabe". Espera impaciente tu crítica teatral.

Norma: ¿acaso lo dudabas? el "chupasangres" lo dejamos para más adelante. Cuando se nos acaben los temas (je,je)

Jaume: no sábiamos de la paginita de marras pero puedes estar seguro de que la vamos a visitar. Sabemos que restará posibilidades de algún que otro post como el de la instalación del aire acondicionado en el quiosco pero porque nos dejen de dar la lata, lo que sea.

Un abrazo a todos/as.

Quiosquera

 
At 25/1/10 20:54, Blogger BANDOLERA said...

¡No me voy a perder el sainete, y menos con ese título!! ¡Jajajajaajja!! Saludos.

 
At 25/1/10 21:34, Blogger jaume said...

Hola quiosquera, un placer hablar contigo.
Yo me puse teléfono y ya dije que no quería figurar en el listín pensando que así no me llamarían de propaganda pero a los pocos días ya recibí la primera llamada, pasó... pero a la segunda les dije que me anularan y la teleoperadora me dijo que si quería que no me llamasen tenía que apuntarme en esta página, y des de luego que no me han llamado (eso sí, la exclusión tarda un mes des de tu inscripción).

 
At 2/2/10 20:06, Blogger Juan Manuel said...

Bandolera: Si has visto esa foto que dices será por que "alguien" te lo ha chivado, ¿a que sí? Vamos, que sí, que en algunas fotos de las presentaciones de los libros aparezco (digamos que en pocas, porque el "fotógrafo" de la mayoría era yo...)
Bueno; pues encantado de "conocerte", aunque sea a través de estos "pies" y este quiosquero...

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home