jueves, diciembre 10, 2009

Conjunción copulativa

La ignorancia es esa bendita virtud que nos hace pasar por la vida vanagloriándonos de ser los únicos responsables de nuestros logros y culpando a los demás de nuestros fracasos. Cuando, iniciado ya nuestro curriculum de vendedor de prensa, los entendidos nos advertían del puteo a que nos iban a someter las distribuidoras, solía sonreírme bajo el bigote. El quiosquero es el último eslabón en la cadena de distribución, el que está más cerca del cliente y el que más puede influir en que una publicación se venda o no; en definitiva, el quiosquero es el que remena les cireres.
Las primeras bofetadas no tardaron en llegar: albaranes incompletos, facturas que no cuadran, devoluciones que se pierden en el camino… Y uno, novato, alza la voz en plan gallito convencido de que lleva toda la razón y, como cliente, le asiste el derecho a hacer valer su palabra ante sus proveedores; nuevo revés que se estrella en los morros. “¡Estos distribuidores son unos hijoputas!”, es la exclamación lógica del vendedor cuando observa que no sólo no remena les cireres sino que le ha desaparecido hasta el lebrillo. Ante una agresión similar caben dos opciones:
a) Presentarse en la distribuidora, armar la de Dios es Cristo y acojonar al contrario.
b) Agachar la cabeza humildemente y suplicar benevolencia.

El que suscribe, falto de un físico que dé soporte a la opción a), hubo de conformarse con la segunda, que, dicho sea de paso, no vale para nada, y emprendió contactos tendentes a aliviar las agresiones a que era sometido. Aprendí que, no siempre, las distribuidoras eran el malo; me mostraron ejemplos de intentos de fraude por parte de mis colegas que no nos dejaban en muy buen lugar y que justificaban en parte que se nos apretase por el cuello. La gente con la que hablé eran profesionales que sabían de qué y con quién trataban pero los problemas siguieron sin solucionarse. Llegué a la conclusión que eran los escalafones inferiores de la cadena quienes fallaban; pobres curritos que no daban para más pero que a mí me costaban dinero. También ahí erraba. Cuando una reclamación no se ajustaba a la realidad, es decir, cuando yo estaba equivocado, los pobres e ignorantes curritos detectaban mi error con rapidez y documentaban su rehúse.

Fue entonces cuando me incliné por la indolencia. Gente, probablemente mal pagada, que hacía su trabajo sin ningún incentivo y que igual le daba ocho que ochenta. Alguna distribuidora me ha llegado a rehusar una reclamación en la que les decía que me estaban devolviendo más ejemplares de los que yo había mandado. O el responsable de verificar mi petición no vio el signo menos o no fue capaz de digerir que un quiosquero reclamase en su contra.
Puedo admitir que alguien intente robarme, soy capaz de entender que la ignorancia de los demás me cueste dinero, pero me cuesta un montón reconocer que mi economía depende de unas personas que no se toman en serio su trabajo, de unas personas que ni siquiera son capaces de poner un mínimo de atención cuando leen un documento de reclamación o pedido.

Ejemplo 1:
· Reclamación
En la factura 8200020 del 08/11/2009 se abonan 2 ejemplares del número 155 de FRANQUICIAS HOY. En realidad nosotros enviamos 1 ejemplar del número 155 y 1 ejemplar del número 154 (Albarán 944.10). Lo que comunicamos para que se tenga en cuenta cuando devolvamos el ejemplar que falta del citado número 155.
· Respuesta
Número de reclamación: 753730 Albarán: 941.5
Estimado cliente, una vez Analizada su Reclamación, hemos resuelto RECHAZAR las siguientes:
FRANQUICIAS HOY número 154: Reclamado 1; Aceptado 0.
Número de paquete 941.5
……
FRANQUICIAS HOY número 153: 1 ejemplar
FRANQUICIAS HOY número 154: 1 ejemplar
…….
Revisadas las entregas de esta publicación y estando abonado el total del envío, debemos rechazar los siguientes títulos:
FRANQUICIAS HOY número 153: Reclamado 1; Aceptado 0
CARGO: Factura 773955-Alb. 5617311, 2 ejem.//ABONO: Factura 788097-Alb. 3, 1 ejem. Factura 807956-Alb.9415, 1 ejem.

Mientras yo hablo de peras, la distribuidora habla de manzanas. No coincidimos ni en la factura reclamada, ni en el número de albarán, ni en la serie de la publicación.

Ejemplo 2:
· Pedido de atrasados.
Una de las batallas que los vendedores tenemos perdidas de antemano es la obtención de números atrasados donde, por una lado, el cliente nos exige cumplimiento y, por el otro, la distribuidora no nos hace puñetero caso.
Tengo dos clientes que están a la espera de unos números que les faltan para completar las respectivas colecciones que han seguido:
- C. DIBUJO Y PINTURA NUEVO, números 20, 32, 33 y 45.
- BICHOS, números 64 y 96.
Como quiera que, salvo el número 96 de BICHOS, ya hemos solicitado varias veces estos números, les ruego me digan si es posible obtenerlos a través de ustedes o qué camino debo seguir, dado que los clientes me exigen una respuesta.
· Respuesta.
Sobre C. DIBUJO Y PINTURA NUEVO, silencio administrativo.
ESTA ES LA RELACION DE TITULOS Y EJEMPLARES PENDIENTES DE REPONER
94356 BICHOS 64: 1 ejem.
94356 BICHOS 65: 1 ejem.
94356 BICHOS 66: 1 ejem.
94356 BICHOS 67: 1 ejem.
94356 BICHOS 68: 1 ejem.
94356 BICHOS 69: 1 ejem.
94356 BICHOS 70: 1 ejem.
94356 BICHOS 71: 1 ejem.
94356 BICHOS 72: 1 ejem.
94356 BICHOS 73: 1 ejem.
94356 BICHOS 74: 1 ejem.
94356 BICHOS 75: 1 ejem.
94356 BICHOS 76: 1 ejem.
94356 BICHOS 77: 1 ejem.
94356 BICHOS 78: 1 ejem.
94356 BICHOS 79: 1 ejem.
94356 BICHOS 80: 1 ejem.
94356 BICHOS 81: 1 ejem.
94356 BICHOS 82: 1 ejem.
94356 BICHOS 83: 1 ejem.
94356 BICHOS 84: 1 ejem.
94356 BICHOS 85: 1 ejem.
94356 BICHOS 86: 1 ejem.
94356 BICHOS 87: 1 ejem.
94356 BICHOS 88: 1 ejem.
94356 BICHOS 89: 1 ejem.
94356 BICHOS 90: 1 ejem.
94356 BICHOS 91: 1 ejem.
94356 BICHOS 92: 1 ejem.
94356 BICHOS 93: 1 ejem.
94356 BICHOS 94: 1 ejem.
94356 BICHOS 95: 1 ejem.
94356 BICHOS 96: 1 ejem.

Desde hace tiempo evito contestar de inmediato si no estoy muy de acuerdo con la información recibida; es meramente un ejercicio de autodefensa. Esta vez no me lo pensé y envié el siguiente fax:
Con fecha 23 de noviembre le remití el fax adjunto en el que pido 1 ejemplar de los números 20, 32, 33 y 45 de la, ya acabada, colección C. DIBUJO Y PINTURA NUEVO y 1 ejemplar de los números 64 Y 96 de la colección BICHOS.
Recibo la confirmación sólo del pedido de BICHOS pero del número 64 HASTA el 96.
Admito que ambos términos, Y y HASTA, son preposiciones pero sus significados son diferentes.

Me voy a la cama preocupado. Estoy seguro de haber hecho algo mal y no sé qué. Durante unos días me olvido del tema. Esta mañana, al archivar una nueva reclamación, he visto el fax que envié y lo he leído de nuevo:
… admito que ambos términos, Y y HASTA, son preposiciones…
¡Idiota! ¿Desde cuándo el término Y es una preposición? Por un momento he pensado que se me llevaban los demonios pero he encontrado una justificación: Como quiosquero estoy tan acostumbrado a que me den, que el subconsciente rechaza cualquier referencia a la cópula. Aunque, como en este caso, sea una conjunción.

P.D.
Mientras esto escribo, Salva me llama por teléfono.
- ¡Jefe, ya han llegado los BICHOS!
- ¿Cuántos?
- Una caja entera. Son 33.
- Coge los números 64 y 96 y échales de comer. Al resto lo metes en el corral (léase devolución).

4 Comments:

At 10/12/09 23:01, Blogger kioskero said...

Quiosquero, sigo pensando, y estoy firmemente convencido, que todas estas situaciones no son al libre albedrio, sino mas bien conscientes y premeditadas.
No llego a entender el fin de las mismas, pero conscientes al fin y al cabo.

 
At 11/12/09 00:26, Blogger xeanpaul said...

El fin está claro kioskero, saca cuentas y pon tu cinco o diez euros por kiosco semanales en el "limbo" (para nosotros) pero en las cuentas de las distribuidoras a su libre administración ...
Por supuesto con toda intención, no hay regla ni ley que nos ampare.
Saludos

 
At 11/12/09 17:29, Blogger BANDOLERA said...

Conclusión, además de práctivas abusivas de todo pelaje, se roba a conciencia, eso es lo que entiendo.... 30.000 quioscos a 5 euros semanales por quiosco nos encontramos con la bonita cifra de 150.000 euritos de impuesto revolucionario para tapar agujeritos... Independientemente a la desidia y la incompetencia, o disfrazados de eso. De verdad, en increíble.

 
At 12/12/09 00:43, Blogger jaume said...

Bueno, ya veo que los abusos están al orden del día, lo que si Y es conjunción y HASTA preposición, más razón para que no confundan ambos términos los de la distribuidora.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home