martes, abril 06, 2010

Epílogo...

(Extracto del epílogo del libro "Pies para quiosquero: quinta temporada", que se presentará el próximo día de Sant Jordi)

Han pasado cinco años desde que nos hicimos cargo de un quiosco en el Eixample de Barcelona y casi el mismo tiempo que venimos narrando nuestra experiencia en Pies para quiosquero. Un lustro vendiendo prensa y explicando lo que eso implica a cuantos han querido leernos.

Nuestra idea al concebir el blog fue principalmente la de desahogarnos un poco cuando, al llegar a casa baldados, repasábamos las incidencias del día. Pronto nos dimos cuenta de que aquellas anécdotas que explicábamos mosqueados a familiares y amigos les provocaban un efecto distinto al nuestro. Donde nosotros nos indignábamos, ellos se asombraban. Donde nosotros nos enfadábamos, ellos se desternillaban. Enseguida nos dimos cuenta de que su punto de vista era el acertado. A la que logramos tomar una cierta distancia y observar nuestras aventuras con la mirada de alguien ajeno a la labor del vendedor de prensa nos sorprendió descubrir lo interesante que puede resultar el trabajo a pie de calle, el contacto directo y constante con gentes tan distintas y, lo más impactante, lo estrambótica e inenarrable que puede ser la relación entre un comerciante y sus proveedores cuando los segundos tienen el poder de hacer lo que les dé la gana con los primeros.

De este modo, el blog asumió muy pronto una doble función. Por una parte la de ayudarnos a ser espectadores de nuestra propia vida y por tanto a reírnos de nosotros mismos. Por otra, la de entretener y divertir a familiares y amigos, evitándonos de paso el tostón de repetir nuestras cuitas una y otra vez.

A partir de ese momento fue la red la que hizo todo el trabajo. Poco a poco fueron pasando por nuestro blog nuevos e inesperados visitantes que con mayor o menor asiduidad regresaban para descubrir el asombroso mundo de los quiosqueros.

[...]

Si alguno de los millones de lectores que se acercan diariamente a un quiosco supiera lo que se cuece alrededor de un negocio tan pequeño se llevaría las manos a la cabeza. Los quiosqueros formamos un grupo totalmente desorganizado en el que facciones enfrentadas se atacan mutuamente mientras nuestros competidores se parten de risa.

Mientras los quiosqueros no ofrezcan una postura unida, aunque sea alrededor de unos mínimos, ante las distribuidoras, éstas continuarán haciendo con nosotros lo que quieran. Cobrarán portes. Aumentarán las fianzas. Cortarán el servicio a quien les hable mal. Fijarán los márgenes de beneficio. Decidirán qué debemos vender, cuánto debemos recibir y cómo lo debemos exponer. Serán, en definitiva, los dueños de nuestro negocio.

Mientras los quiosqueros no nos pongamos de acuerdo sobre de qué modo queremos hacer nuestro trabajo, los editores seguirán haciendo las revistas del tamaño que les dé la gana, pondrán precios irrisorios a enormes cartones y nos dirán dónde debemos colocarlos y por cuánto tiempo. Nos utilizarán para vender los primeros números de las colecciones y luego nos robarán los lectores con descuentos y regalitos que noso-tros no podemos ofrecer. Decidirán que una revista que pesa medio quilo y ocupa dos palmos de mostrador debe venderse a medio euro y se encargarán de que nos lleguen cientos de ellas para deslomarnos por unos pocos céntimos. Nos obligarán a recortar cupones y nos cobrarán por los que perdamos el precio que les dé la gana. Serán, en definitiva, los dueños de nuestro negocio.

Mientras los quiosqueros no le exijamos a nuestras asociaciones que pongan los intereses del asociado por encima de los de la asociación, las empresas de publicidad pagarán lo que quieran a quien quieran, establecerán en los contratos cláusulas abusivas, explotarán la única parte de nuestro negocio que puede dar buenos beneficios y nos dejarán que malvivamos con unas publicaciones que cada día se venden peor. Serán, en definitiva, los dueños de nuestro negocio.

Mientras los quiosqueros no seamos capaces de escoger a alguien que nos represente de manera clara y profesional frente a las administraciones públicas, éstas seguirán sin vernos como empresarios, nos negarán la posibilidad de abrir nuevas líneas de negocio, decidirán cómo debe ser nuestro centro de trabajo y lo rellenarán de cachivaches que respondan a sus intereses y no a los nuestros, al tiempo que se quedan con la gestión de lo que nos proporciona más beneficios. Serán, en definitiva, los dueños de nuestro negocio.

Mientras los quiosqueros no nos organicemos para centralizar las compras de atípicos, los proveedores de chicles, caramelos, cartas y juguetitos varios nos abarrotarán los mostradores con cajas enormes y colgarán por todo el quiosco expositores cuya finalidad no es tanto vender como promocionar sus productos de manera gratuita. Nos cobrarán los productos más caros que el precio de venta en las grandes superficies. Se permitirán el lujo de jugar con la ansiedad de nuestros clientes cortando repentinamente el suministro de los productos que mejor se venden para generar expectativas sobre sus próximos lanzamientos cuyo resultado en ventas desconocemos. Se desharán de sus stocks invendibles inundando nuestros quioscos de productos perecederos y luego se desentenderán del asunto esperando que nosotros nos los comamos o aceptemos que nos los cambien por otro producto invendible pero sin fecha de caducidad. Serán, en definitiva, los dueños de nuestro negocio.

Mientras, en fin, los quiosqueros no tomemos consciencia de que somos pequeños empresarios y no asalariados de vaya usted a saber quién. Mientras no dejemos a un lado nuestras viejas rencillas y nos sentemos a una mesa con la mente abierta para fijar unos objetivos mínimos sobre los que presentar un frente unido. Mientras permitamos que todo el que tiene un interés particular en el sector nos mangonee a su antojo y buscando su propio beneficio, a cambio de promesas vacías y las migajas de su negocio. Mientras nos comportemos como politicuchos de tres al cuarto y nos dediquemos a insultarnos y a gritarnos “y tú más” en vez de buscar soluciones a nuestros problemas. Mientras nos limitemos a despreciar o insultar a cualquiera que intente proponer cualquier cosa sin apenas escucharlo y, por supuesto, sin lanzar una propuesta alternativa. Mientras pasemos el día quejándonos y mirándonos el ombligo sin luchar por nuestros intereses. Mientras pongamos nuestras diferencias por delante de lo que nos une. No seremos, en definitiva, los dueños de nuestro negocio.

La situación de los quioscos es más precaria que nunca y ha llegado el momento de cambiar de rumbo o desaparecer. El mundo está cada vez más preparado para vivir sin quioscos y nadie va a venir a ofrecernos soluciones milagrosas. Nadie llorará por nosotros. O decidimos qué queremos ser de mayores o nos dedicamos a otra cosa.

Quiosquero deja el quiosco y por tanto el blog ya no tiene sentido tal y como fue concebido. Ya no habrá más anécdotas que contar, ni más conversaciones con clientes que transcribir. Se han acabado las disputas con las distribuidoras y las charlas con Superwaiter. Pero ni Quiosquero ni el blog están muertos. En adelante, ahora sí, el blog será casi exclusivamente lo que muchos quiosqueros demandaban: el primer medio de comunicación digital especializado en el mundo del quiosco.

Una vez nos hayamos adaptado a la nueva situación empezaremos a introducir cambios en el blog. Sin prisas. Nuevas secciones, nuevos contenidos. Herramientas al servicio de los quiosqueros que quieran utilizarlas para conseguir avances beneficiosos para todos. Si los quiosqueros entienden que esta labor les beneficia y deciden participar de forma constructiva y educada nos pondremos a su servicio. Si no lo hacen, nos pon-dremos al nuestro y nos centraremos en aquellas cosas que más nos interesen. Y si la cosa no funciona entenderemos que los quioscos están destinados a desaparecer, nos quitaremos del medio y dejaremos de perder el tiempo en una causa perdida.

No quiero despedirme sin antes dejar una cosa bien clara. Pese a que en alguna ocasión nos lo han propuesto (y no se me ocurre proposición más indecente) no tenemos ninguna intención de montar una asociación. Visto lo visto, con las que hay sobra. Pies para quiosquero es un medio de comunicación, y como tal apoyará a cualquier asociación que emprenda iniciativas que, a nuestro juicio, beneficien a los quiosqueros y criticará aquellas que en nuestra opinión los perjudique. Siempre desde nuestro subjetivo punto de vista y asumiendo siempre que cometeremos errores.

Muchas gracias a quienes nos habéis acompañado a lo largo de estos cinco años. Esperamos que en esta nueva etapa encontréis también algo digno de vuestro interés. Y, por supuesto, con quiosco o sin él, con o sin blog, siempre que os apetezca intercambiar unas líneas por correo electrónico o, mejor aún, recordar viejas anécdotas alrededor de unas cervezas y una tapita de jamón, ya sabéis donde encontrarnos.

Hasta siempre.

7 Comments:

At 6/4/10 09:18, Blogger miguel said...

Antonio:

Solo a modo de sugerencia y para que le des vueltas al coco.

¿Seria posible reestructurar el blog poniendo varias pestañas donde en cada una de ellas se debatan los problemas de cada zona?

Me explico:
Podria haber una zona de influencia de Beralan (distribuidora del Pais Vasco, Cantabria, Burgos, La Rioja y Navarra) otra de vuestra distribuidora, otra del levante etc

No creo que sean demasiadas zonas. Esto permitiria atraer a kioskeros de todas las zonas de España sin perder la prespectiva general ya que todos estariamos en el blog.

kioskero bizkaia

 
At 6/4/10 10:16, Blogger miguel said...

Ah¡¡ y una anecdota para tus memorias.

Todavia te la guardo. Yo fui uno de los infelices de aquel dia de los inocentes donde te hiciste eco de la consecucion de todas nuestra reivindicaciones.

Fui pregonandolo a los dos compañeros que tengo cerca de mi puesto.

Asi que me alegro que no te vayas tan pronto y te tenga cerca para la revancha

Un saludo

 
At 6/4/10 11:35, Blogger dalr said...

Hola Miguel,

Con la actual configuración del blog es complicado. Estamos mirando algunos posibles cambios para aprovechar mejor las etiquetas y otros servicios, pero para hacer lo que comentas bien hecho sería necesario montar una web como Dios manda, y ahora no tenemos tiempo. Quizás más adelante, pero gracias por la sugerencia. Y esperamos ansiosos esa revancha, la verdad es que fue una inocentada cruel ;)

 
At 6/4/10 11:37, Blogger Alef-Thau said...

Darl se te olvida que mientras las "Asocicaciones del impuesto revolucionario" sigan existiendo no seremos dueños de nuestro negocio. A portes, porcentage bajo, perdidas, etc... hay que añadir la cuota de una asocia ción que te dice que los de tu zona (es provincial) tiene que unirse ya que ellos no van a hacer nada por solucionar los problemas, bueno miento si que hacen... poner el cazo cada tres meses para cobrar la cuota que no te da derecho ni a recibir siquiera informcación.

Saludos

 
At 6/4/10 13:07, Blogger Juan Manuel said...

Te has quedado a gustito después de escribir el post, eh, Dalr? Tendrías que haber puesto una notita al comienzo. Algo así como: "Aviso a los lectores: Este post es lo más parecido a una enciclopedia que los lectores puedan encontrar en un blog. Si no dispone del tiempo suficiente, interrumpa la lectura mismamente ya e inténtelo de nuevo en sus próximas vacaciones... P.D. Si es Ud. quiosquero, no asumiremos responsabilidad alguna por el hecho de que Ud. entra en una profunda depresión. Pero si es quiosquero, lo lee y se sonríe, le felicitamos muy cordialmente. Es Ud. un fuera de serie"..."

 
At 9/4/10 21:25, Blogger Alenvedi said...

Estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices en este post.
Hace muy poco estuve hablando por teléfono con un vendedor verdaderamente luchador y afirmó que si existiésemos (cosa que puso en duda sin unión) dentro de 20 años hablaríamos de lo mismo que ahora.
Conseguir esta unión parece la labor más difícil (¿imposible?) que tenemos y para mi está claro que en el marco asociativo existente, bastante improbable.

La unión tiene que nacer del egoísmo.
Solo la consecución de unos beneficios puede mantener unido a una legión de corpúsculos.

Las asociaciones locales, incluso las más comprometidas solo pueden alcanzar pequeños acuerdos, pero estos premios serán siempre muy por debajo de la realidad del mercado. Se puede pensar que debemos comenzar un nuevo tiempo, un tiempo donde las asociaciones (si queremos así llamarle) tomen grandes dimensiones, donde sus directivos sean elegidos pero tengan dedicación absoluta y para eso tienen que cobrar.

¿Qué como se financia?, Soluciones hay, poco a poco se hablará de ellas.

Un Saludo y enhorabuena por esta nueva etapa.

 
At 5/5/10 22:00, Blogger JesUs Serrano PeÑa said...

http://estrategiasema.wordpress.com/2010/05/03/analisis-externo-de-los-quioscos/#respond

Por favor mire este vídeo en la dirección que le adhiero arriba.

Hola compañero, estoy estudiando la forma de ayudar a la situación de crisis que se vive actualmente y dispuesto hacer todo lo necesario para que se de voz a este asunto.

Por ello espero que pueda dejar un comentario tan hábido como el que acostumbra a realizar, muchas gracias.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home