lunes, septiembre 18, 2006

Madurez ciudadana

De pequeño era dubitativo. Ahora también. De pequeño admiraba a las personas que tenían siempre una solución a los problemas que se les presentaban a ellos y a los demás. Ahora también. De pequeño me preocupaba ser dubitativo. Ahora no.
Cuando preguntaba si yo alguna vez sabría qué tendría que hacer, siempre me decían lo mismo:
- Cuando te hagas mayor y madures.
Y yo me miraba el culo, que es por donde empiezan a madurar los tomates, y me lo veía blanquito, salvo que mi madre me lo hubiese madurado a golpe de alpargata. Pero yo necesitaba otro tipo de maduración; la manual no valía.

A lo largo de la vida uno ha tenido que afrontar bastantes problemas y a ninguno le he visto una solución. He encontrado salidas, a veces varias para un mismo problema, pero todas tenían pegas. Al final uno elige y que sea lo que Dios quiera. He acertado en ocasiones pero creo que los errores han superado a los aciertos. Ahora lo sé y por eso ya no me preocupa: no maduraré nunca y tengo la certeza de que moriré verde.

Me consuelo siempre que hay votaciones políticas. Siempre, siempre, siempre, el partido ganador declara: “Una vez más ha quedado demostrada la madurez del pueblo español”.
Dado que, en la mayoría de ocasiones, el partido ganador no ha superado el 50% de los votos y que casi nunca gana el partido al que yo he votado, he de concluir que formo parte de la mayoría inmadura de los españoles.

El otro día hojeaba un periódico gratuito (manda güevos que un quiosquero lea prensa de la competencia) y leí un articulillo que hablaba de las repercusiones de carné por puntos. Al final, el artículo hacía referencia a una entrevista que le habían hecho en Antena 3 a Pere Navarro, director general de tráfico, y resaltaba tres frases:

1ª.- … en los primeros meses de la entrada en vigor del Código Penal “es posible que haya conductores que vayan a la cárcel”.
En su momento leí la ley pero ya no me acuerdo. Creo que se podía ir a la cárcel por ir bebido. Nada que objetar si no fuera porque uno lee noticias como “Mató a su mujer de 24 puñaladas. Según fuentes policiales, el presunto parricida había amenazado de muerte a su esposa en repetidas ocasiones pero no se le detuvo porque no había cometido delito”. El conductor ebrio, que todavía no ha matado a nadie, sí irá a la cárcel.

2ª.- … Navarro confía que “en seis meses nadie conduzca a más de 200 km por hora”.
¡Andalahostia! ¡Y yo que creí que el objetivo es que nadie conduzca a más de 120 km por hora!

3ª.- (Para poner en el cuadro de honor). “Afirmó que no piensa prohibir fumar y conducir debido a la madurez de la ciudadanía”.
O sea, los conductores somos maduros en el caso volante-tabaco pero no lo somos para beber y no coger el coche, respetar los límites de velocidad o ponerse el cinturón de seguridad. Analicemos este último caso:
Si yo, conductor, no me pongo el cinturón, en caso de accidente seré el único perjudicado porque me clavaré el volante en el pecho o reventaré el parabrisas con la sesera. Nadie más saldría perjudicado pero si me guipa un agente de tráfico me pega una denuncia que me parte.
Si yo, conductor, fumo mientras conduzco podría pasar que se me cayera el cigarrillo, se me colara por la bragueta y, cuando notase el calorcillo en semejante sitio, soltase el volante y me llevase por delante todo lo que tuviese a tiro. Pero, como soy maduro, eso no pasará.

En mi inmadurez, no lo entiendo.

8 Comments:

At 18/9/06 21:37, Blogger Godzy said...

No puedo estar más de acuerdo contigo, Quiosquero.

Somos maduros para lo que quieren, e inmaduros para lo mismo. Cada vez tengo más complejo de marioneta enrabietada, que por mucho que se enfade, no puede hacer nada para cambiar las cosas.

Y no, no me consuela lo de "mal de muchos..."

 
At 18/9/06 23:16, Blogger alvarhillo said...

Yo tampoco entiendo nada, quiosquero.
Debo de ser un pepino verde.
Un saludo.

 
At 19/9/06 12:56, Blogger abandonalia said...

No fastidies, quiosquero... Si vas sin cinturón no te fastidias tu sólo:

- Entre todos tendremos que pagar a los médicos que te arreglen la cabeza.
- Nos subirán los seguros porque hay muchos gastos con los accidentes.
- En la otra vida aún no se ha demostrado que se pueda acceder a internet, así que nos quedamos sin leerte.

Y para colmo, nunca sabremos si madurarás o no....

Así que no fastidies... ;)

Salu2!

 
At 19/9/06 15:10, Blogger Quiosquero said...

¡Coño, abandonalia! Ves como estoy verde. Sólo había pensado en que tengo la mollera floja y no necesitaría médicos para recomponerla.
Por lo demás, tranquilo. Si en el otro mundo no hay internet echaré una instancia a San Pedro y os voy a mandar unas crónicas que se va a enterar el Dante ese.

 
At 19/9/06 15:14, Blogger Quiosquero said...

godzy, no me gusta hablar de política. Somos lo que somos y tenemos lo que tenemos.

 
At 19/9/06 22:30, Blogger Godzy said...

No es política, Quiosquero. Es esa sensación de que, no importando quién esté en el poder, las hormiguitas siguen siendo pisoteadas. Y por mucho que una hormiguita se enfade, a los de arriba como que les da un poco igual...

En fin, seguiremos intentando madurar ;-)

 
At 20/9/06 08:47, Blogger Nekerun said...

El hecho de que algien que conduzca como una cuba corra el riesgo de acabar en la carcel, me parece bien.

La imposibilidad de poner al fresco a un individuo como el que tu describes para el caso de una agresión "de género", como se ha dado en llamar ahora, ámparándose en que no ha cometido aún ningún delito, es posiblemente un grave error.

Sin embargo, quisiera hacer notar una cosita con el permiso del respetable:

Cuando A es erronea y B acertada, la solución no es "desarmar" B para igualarla a la primera, sino al contrario, no se si me explico (supongo que no :-)).

 
At 20/9/06 11:19, Blogger Quiosquero said...

gozdy, a mi respuesta anterior no he sabido darle tono de cachondeito. Si no me gusta hablar de política, que hablo, es porque al final acabo con la sensación que tú explicas perfectamente.

nekerum, creo que coincidimos. Trataba de resaltar que mientras unos presuntos delincuentes pueden ir a la cárcel, otros no porque aún no han cometido delito. Y que no he entendido nunca que se pueda fumar conduciendo (soy fumador). Y, por supuesto, admito muy mal que los políticos me digan cuando soy maduro y cuando no. Llevo mucho tiempo tutelado por todos los gobiernos que he conocido.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home