miércoles, abril 25, 2007

¡Me han metido mano!

La profesión de quiosquero tiene riesgos insospechados. Uno puede sospechar que le robarán unas cuantas revistas, que le darán un billete falso, que, a golpe de navaja, lo desplumen, que… ¡Pero que te violen…!

Se me acercó un señor trajeado preguntando por revistas de coches. Necesitaba saber cuánto valdría un coche de 1990 porque tenía que tratar un divorcio y la señora reclamaba su parte correspondiente del vehículo. Mientras hojeábamos Auto Bild, Coches de Ocasión, Autopista y otras, llegaron cuatro italianas. Por supuesto que en ninguna revista encontramos precios de coches que esa antigüedad.

Una italiana atacó por la izquierda y empuñó un Trident. La otra atacó por la derecha y se agenció un Orbit. Ambas se introdujeron en la garita. Las dos restantes se aposentaron delante del vestíbulo con las maletas atravesadas. Y yo en mitad de la calle sin posibilidad de acceso al bungalow. En estas que llegó un moro (magrebí). Simpático.
- Paisa, te han dejado en la calle.
A leves empujones apartó las maletas y a las italianas del vestíbulo.
- Prego –ahora era yo quien hacía gala de dominio de idiomas.
Pude llegar al mostrador y cobrar los dos chicles.

El moro (magrebí) me había seguido hasta el interior del quiosco. Empecé a mosquearme y no me acordaba donde había dejado la escopeta.
Me palmeó la espalda.
- ¿Tienes revistas de chicas? Baratas…
- Elije tú mismo
Le tendí el fajo de las más baratas: Clima, Contactos, Cartas de Pen…
- No. Papel malo. Quiero como las americanas. Buenas fotos –y me palmeó las costillas.
- Foto buena, revista cara.

Me volví un momento para alcanzar las porno con papel satinado y entonces me dio dos palmaditas en el culo.
- ¡Eh, quieto parao! Para tocarme el culo hay que pagar primero.
- ¿Te molesta? En Marruecos no tiene importancia.
- Aquí sí. En España está vigente la Ley de Mahoma: tan maricón es el que da como el que toma.
Me arrepentí en el acto. ¿Y si el tío es fundamentalista? Me lo imaginé a las puertas del quiosco, envuelto en Goma 2 Eco y el móvil en la mano. Falsa alarma. Simplemente era un cachondo al que le había gustado mi culo. Y es que los hay con gustos raros.
- Los españoles sois muy bromistas.

Y se fue. No se llevó ninguna revista pero con él marchó una parte de mi honra.

17 Comments:

At 25/4/07 18:43, Blogger dalr said...

Joder... pues nunca hubiera dicho yo que tuvieras la honra en el culo... y menos que se te pudiera caer con un par de palmaditas... Si no te hubieras quejado a lo mejor se apuntan las italianas y todo. En cualquier caso, recupero la vieja propuesta de poner una alambrada electrificada para evitar que se meta nadie en el quiosco. Qué manía tiene alguna gente de pasar hasta la cocina. Les pondrán los lugares angostos?

 
At 25/4/07 22:14, Blogger JUAN JOSE PASO said...

Buenísimo kiosquero!!! me causó mucha gracia la anécdota, eso te pasa por vivir en una ciudad tan cosmopolita como Barcelona, tienes que aceptar más eso de la multiculturalidad... jaja.
Como bien dices el kiosco trae muchos dolores de cabeza pero es divertido a veces y entretenido casi siempre.

 
At 25/4/07 23:52, Blogger kioskero said...

Que bueno quiosquero, estate vigilante por si la proxima vez te pide que te agaches a coger algo del suelo.
Un saludo.

 
At 26/4/07 00:41, Blogger xeanpaul said...

Bueno quiosquero, no está mal que pongas tu granito de arena en favor de la integración de los inmigrantes ...

 
At 26/4/07 07:26, Blogger Norma said...

Si, pero tampoco sería imprescindible integrarse hasta el fondo. Eso ya vendría siendo opcional ;)

 
At 26/4/07 08:57, Blogger quiosquera said...

Quiosquero, esta misma mañana estoy pidiendo presupuestos para la verja electrificada ¡hasta aquí podríamos llegar. Hacía 32 años que yo tenía la exclusiva! ¿o no? ???

 
At 26/4/07 23:23, Anonymous Anónimo said...

Buenas,

yo quiero escribir sobre el tema relacionado con la asamblea de la asociación. MIERDA!!! Me pareció una tomadura de pelo. Yo iba con la ilusión de que haríamos algo, como cerrar el quiosco, no vender de un determinado distribuidor, etc... Y me ecuentro que me quieren consultar si les damos permiso para denunciar los portes.

¿Acaso la asociación no los denunció desde el primer momento?

¿Se ha pasado del tema hasta que somos la mayoría los que pagamos?

 
At 26/4/07 23:25, Blogger alvarhillo said...

Quiosquero, has tenido lo que se dice un dia terribilis.
Animaté, que a mí en una cola me tiraron directo al asunto.
Saludos solidarios.

 
At 27/4/07 03:16, Blogger James Joyce said...

"Que no si entere morito que pasar hambre tu culito"

jajaja

 
At 27/4/07 22:14, Blogger Peter Parker said...

Fotre!!!
Por cierto, si hay fecha de encuentro a cuerpo presente, el equipo T intentará asistir...

 
At 28/4/07 05:34, Blogger dalr said...

Ole, ole y ole! El equipo T! Sería todo un honor. Probablemente sea el próximo viernes. Lo confirmaré lo antes posible (pero es que los libros siguen sin llegar y el retraso empieza ya a ser preocupante...)

Muchísimas gracias por vuestro interés! :D

 
At 28/4/07 21:57, Blogger quiosquera said...

Hombra, Alvarillo, cuánto tiempo sin verte... espero que todo vaya bien. Qué ¿te animas a venir a la presentación del libro? Se admite la familia al completo (al niño, prometemos darle un Cacaolat en vez de una caña) jajaja.

 
At 29/4/07 22:12, Blogger Josep said...

ostras tu.
ese mismo dia sobre las 16:00 vino,
supongo que el mismo tio, el abogado del divorcio, del coche de 1990, ¿casualidad?. lo que si no es casualidad quiere decir que nuestras ¨oficinas¨ no deben estar muy lejos una de otra.`
salu2.josep

 
At 30/4/07 18:12, Anonymous Anónimo said...

Domingo, siete de la mañana. Acabo de poner los suplementos en los diarios y salgo a la puerta del quiosco a fumar un pitillo. A esas horas la calle está totalmente vacía, solo de vez en cuando pasa algún transeunte de vuelta a casa después de una noche de copas y bailoteo.

Unos metros más allá veo a un tipo también fumando. Tendrá unos veinte años y lleva los pantalones caídos, enseñando la parte de arriba de los calzoncillos. Uno ya ha visto a la juventud vestirse de tantas formas que ya ni de eso se sorprende. Fuma apoyado en la pared y mira para mí de reojo. Yo acabo mi pitillo y entro para separar las reservas.

Diez minutos más tarde entra el tipo en el quiosco. "Buenos días", buenos días, le digo. Da una vuelta, hojea las porno en silencio; se le ve raro y empiezo a mosquearme porque parece estar haciendo tiempo. Coge un periódico y lo vuelve a dejar en el sitio. "Qué caros son los periódicos", me dice. Se nota que quiere conversación pero yo a esas horas y con gente rara no estoy por la labor. Tiene más pluma que una gallina y empiezo a ver la luz.

"¿Puedo hacerte una pregunta personal? Es que igual te molesta...". Lo que faltaba. "A ver, pregunta" le digo con cara de perro. "No, nada", me dice. Da otra vuelta por el quiosco mientras yo sigo separando países y mundos y poniéndoles nombre. Vuelve a acercarse. "¿No te la imaginas?" ¿No me imagino, qué? le digo otra vez con cara de perro. "La pregunta...". No, no tengo ni idea, soy muy poco imaginativo y no tengo el don de la adivinación, le digo ya en un tono que no deja lugar a dudas. "Bueno, pues entonces nada, perdona". Y por fin se larga.

Que me pasen estas cosas a mi edad...

 
At 1/5/07 20:16, Blogger dalr said...

Josep, por algún post que has puesto en tu blog yo creo que sí tenemos las oficinas cercanas. En una ocasión hablaste de la parada de metro de cierta plaza que está a medio camino entre mi casa y el quiosco... Intuyo que sé por dónde cae... A ver si un día de estos me paso a confirmarlo.

Anónimo. Mírale el lado positivo. Tómatelo como un piropo. Yo tenía una clienta que se asomaba al quiosco y si no me veía se marchaba. Cuando estaba... se pasaba media hora charlando y comprando. Al final opté por, sin dar pie a nada, por supuesto, seguirle el rollo. Si ella se lo pasaba bien y era bueno para el negocio... pelar un poco la pava no hace daño a nadie. Pero vamos, en tu caso creo que no tenía mucha intención de comprar...

 
At 3/5/07 14:42, Blogger Josep said...

puedo preguntar desde inexperiencia porque es importante el anonimato?

 
At 3/5/07 16:01, Blogger dalr said...

Bueno, lo del anonimato va a gustos. Tengo amigos que llevan una doble vida (virtual/real) y procuran por todos los medios que no se mezclen. Nosotros al principio creimos que sería preferible guardar un cierto anonimato ya que hablamos del barrio y de alguno de los vecinos y, aunque lo hacemos siempre desde el respeto, hay gente pa to. De todos modos no es que lo llevemos a rajatabla y hemos publicado fotos nuestras y dado bastantes pistas. De hecho tras un post incendiario sobre una de las distribuidoras se nos presentó un inspector a amenazarnos con cortar el servicio. ¿Casualidad?

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home