jueves, abril 03, 2008

Hola asesina

Tengo un grave problema de pronunciación: por más que lo intento soy incapaz de empalmar dos consonantes seguidas. Mientras veía el partido del Barça, me pareció percibir en la camiseta de un alemán el nombre ERNST. ¿Me puede explicar alguien cómo demonios se pronuncia eso?

Me pasó al estudiar los maremotos. Las grandes olas que levantan se llaman tsunamis. Los niños de entonces intentábamos pronunciar todas las letras y lo único que lográbamos era escupir al que teníamos enfrente. Puesto que aquellos fenómenos mataban, decidimos llamarlas “olas asesinas”.

Ayer nos llegó la Hola Asesina que, siguiendo la norma inversa que utilizamos en mi escuela, deberá llamarse Htsunami.
Lo de Hola está claro. La llamo Asesina porque ha intentado matarme y no miento. El repartidor me dejó, en primera pasada, tres paquetazos. En mitad de la acera, por supuesto. Antes de que ocurriese un percance intenté apartar el primer paquete. El muy facineroso, en cuanto se vio a 70 cm del suelo, rompió la guita que lo sujetaba y se me llevó media espinilla por delante. Al menos medio kilo de pellejo que se fue pegado al cartón. ¡No quiero ni imaginarme qué hubiera pasado si me toca un órgano vital!

4 Comments:

At 3/4/08 11:14, Blogger Rubén said...

Ojú Quiosquero.

A mí no me han atacado físicamente, pero este mes, lo estoy pasando canutas para colocar las revistas.
Entre el Telva con la superhipermegaextra bolsa, las de decoración, tipo Casa & Campo, El Mueble... que ya de por sín son tochos considerables, le añades el cátalogo gratuito de Unipiú, que es igual, o más, gordo que la propia revista. Y encima el Hola, con más tirada y mas volumen.

A mí, cuando chico me encantaba el TETRIS, pero ya, lo he aborrecido por completo.

Que vaya bien el día.

 
At 3/4/08 12:22, Blogger Quiosquero said...

Con Salva de parto me parece que hoy no voy a disfrutar mucho.
Ya nos desquitaremos...

 
At 3/4/08 18:53, Anonymous Anónimo said...

Lo mío fue peor, me dejaron 91 Holas a diez el paquete salen 9 paquetes y una suelta, cuando fui a abrir el armario me cayeron encima, desde entonces no quiero ver ni en pintura el chocolate.
Veo que Salva por fin va a ver a su retoño, te edvierto quiosquero que alos papas primerizos de hoy en dia esto de las niñas les deja KO.
Cris.

 
At 7/4/08 12:19, Blogger Kiosbad said...

Pues yo ya tiemblo pues cuando se las meta en devolucion al repartidor vais a tener que asistir a mi entierro.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home