domingo, mayo 11, 2008

Las cuentas claras...

En todos los quioscos cuecen habas. Quiero decir que nuestras habas las vamos relatando en Pies para quiosquero mientras que otros colegas se las guardan en sus recuerdos. Hace un par de días comentaba con un quiosquera vecina nuestras vicisitudes.
- Hay clientes –me dice- que me animan a que escriba un libro.
- Pues lánzate. Nosotros vamos por el segundo.
- ¿Ah, sí? Te cuento y lo publicas.

“Hace un par de semanas me llegó un señor a que le mirase la Loto. Tenía 3,91 de premio y, mira por donde, me había quedado sin monedas de céntimo y dos céntimos. Le di 3,90.
- Falta uno –por el acento parecía alemán-.
- Es que no tengo monedas de céntimo.
- Falta uno.
- Si quiere pasa mañana y se lo doy.
- Falta uno.
- ¿Quiere que le haga un vale?
- Ya.
Le hice el vale y al día siguiente se presentó a cobrarlo.”

Me acordé de mi primera visita a Alemania. Entrábamos desde Holanda y paramos en un área de servicio. Como locos, todo el autocar enfiló el camino de los urinarios. En la puerta, una matrona, 120 Kg en canal, montaba guardia. Junto a ella, un cartelito: “WC 0,70 DM”.
- Póngame tres –le dije-.
Acabábamos de entrar en el país y estaba sin cambio. Le di 100 marcos. Negó con la cabeza; no tenía cambio. Intenté transmitirle que me estaba meando y no podía aguantar, que ya le pagaría cuando tomase café. Continuó moviendo la cabeza. Tuve que pedirle 2,10 al guía.
- En España se mea de balde, frau.
- Ya, ya.

Pero en Alemania si no llevas cambio no meas. Debe ser por cuestiones de cuadre contable.

1 Comments:

At 11/5/08 20:26, Anonymous Anónimo said...

Buenas tengamos Sr. quiosquero. Así es como se forjan las grandes fortunas céntimo a céntimo.
Desde luego hay gente para todo...
Otro gallo nos cantaría si hiciéramos muchos lo mismo en vez de ir regalando la monedilla que al final siempre se acaba perdiendo por la inmensidad de los monederos.
Cris.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home