miércoles, junio 03, 2009

Palabrario Andaluz


Mi buen amigo y colega Rubén, me recomendó desde Sevilla la lectura de Palabrario Andaluz de David Hidalgo, editado por Almuzara. Dada mi inclinación por las cosas raras del idioma hablado y por mi procedencia de una comarca con un hablar muy característico, sea por la deformación de algunas palabras, sea por la utilización de vocablos en desuso o, en fin, por la invención de palabros nuevos, pedí a la familia que, cuando tuviesen a bien hacerme algún regalo, incluyeran el citado libro.

Llegado el caso, fue Dalr quien se encargó de localizar la publicación y recorrerse de cabo a rabo las librerías más prestigiosas de Barcelona. Aun así, tuvo conversaciones como la que sigue:
- Estoy buscando el libro Palabrario Andaluz.
- ¿El qué?
- Palabrario Andaluz.
- ¿Palabrerío Andaluz?
- No, Palabrario; de palabra.
- A ver… ¡Anda, existe!
- ¿Lo tienen?
- No, pero el libro existe.
- Eso ya lo sabía.
- No lo tenemos pero puede intentarlo en la Librería X.
- Vengo de allí.
- Quizá en la Librería Z.
- P’allá voy.

En la Librería Z, o en la Omega, más de lo mismo.
- ¿Pala… qué?
- Palabrario. Pa-la-bra, erre, i, o.
- ¡Pues está!
- Ya sé que está. Por eso lo estoy buscando.
- Que no, que tenemos un ejemplar.
- ¡Coño!
- Lo que no tengo ni idea es dónde puede estar. Fulanita, ¿te suena a ti en qué zona podría estar Palabrario Andaluz?
- Ni idea. ¿Cómo no lo sepa la señora Menganita? Es aquella señora de allí.
Dalr se fue en busca de la señora con la convicción de que no sacaría agua en claro.
- Diccionario checo-español… Espérese un momento. ¿Usted?
- Palabrario Andaluz.
- Vengan conmigo.
Se dirigieron a la zona de diccionarios y allí entregó el diccionario de checo a la chica que lo solicitaba y Palabrario Andaluz a Dalr.
- ¿De qué va eso? –preguntó la chica del diccionario-.
- No lo sé. Son cosas de mi padre; parece que es una especie de recopilación de palabras raras que sólo se usan en Andalucía.
- ¡Ah, pues me interesa! Yo soy de la Alpujarra… ¿Tienen otro ejemplar?
- No señorita, es el único.
- ¿Pero me lo podrían traer?
- Por supuesto…

Palabrario Andaluz es un tostón. El autor se lo ha currado y, además de explicar el significado de las palabras, se ha inventado unas historietas dónde las usa. Por eso el libro es un tostón, porque uno no se entera de lo que está leyendo. Es cuestión de mirar primero los significados o, simplemente, leer la parte de libro que conforma el diccionario. Hay algunas palabras o expresiones muy traídas por los pelos, pero la mayoría son aleccionadoras. El libro viene acompañado de un CD que es una maravilla: las palabras están comentadas por lugareños que no sólo explican el significado sino que lo hacen utilizando su gracejo andaluz.

De entre las palabras del Palabrario elijo una porque hacía años que no la oía y porque creo que no está bien transcrita: ELLAH. La palabra, que no sólo se utiliza en Adra sino en todo el litoral próximo, indica sorpresa o asombro y puede usarse de dos maneras:
· EHLA (con la h muy aspirada): asombro normal.
· EHLÁH (aguda y con la primera h muy aspirada): asombro supino.

3 Comments:

At 30/11/10 13:15, Blogger maria said...

Buenas , buscando el origen de la expresion ehla!, me he encontrado con su blog.
Quisiera comentarle que la expresion ¡ehla!, se utiliza de forma comun en la localidad de Adra y comarca.
como unsted deice muy bien esta mal ecrita en el libro. su trascripcion de bería ser Ehla!, suena con "h" aspirada.
Su sentido es el de expresa ASCO,
como poco desagrado. Tanto sobre una cosa o persona, hecho o incluso sobre comentarios de otros.

Aun no se cual será su origen, pero supongo que morisca.

Saludos, desde Adra.

 
At 30/11/10 13:20, Blogger maria said...

Nunca la he oido como expresion de sorpresa, siempre su sentido esta unido al asco o desagrado.

 
At 30/11/10 15:35, Blogger Quiosquero said...

Hola, María: Espero que vuelvas a Pies para quiosquero y te llegue mi comentario.
En El Pozuelo y Huarea, incluso en La Rábita, pueblecitos (los tres) muy próximos a Adra, "ehla" se emplea en el sentido en que describo en el post: sorpresa, asombro, admiración... "ehla ya, que peazo coshe". Tampoco es extraño oír algo así como "¿Has visto ese tío?"; "¡Ehla qué guarro".
Vamos, que la utilizamos en un sentido más amplio del que yo describo en el post y que, por tanto, también podría expresar asco.
Yo soy del Pozuelo aunque llevo bastantes (muchísimos) años fuera. Concretamente soy sobrino de D. Domingo Romero, el que fuera durante muchos años médico de Adra.
Me ha encantado encontrar a alguien que se preocupe en investigar la procedencia de palabros que la gente utiliza y que la Academia desconoce.
Un afectuosísimo saludo.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home