sábado, enero 24, 2015

SOCIEDAD ANÓNIMA DISTRIBUIDORA EDICIONES

Del contenido de los tropecientos últimos post llegará el lector a la conclusión de que aquí sólo sabemos quejarnos y nos limitamos a denunciar todo aquello que a nosotros nos parece mal. Es cierto, pero no es menos cierto que apreciamos las medidas que las distribuidoras van tomando en aras de mejorar nuestra relación; tentados por el diablo, es seguro que pensaremos que tales medidas no se toman precisamente para favorecernos, sino para controlarnos mejor, pero, en todo caso, el resultado es el mismo: cuando una distribuidora mejora su gestión, esta mejora también beneficia a los vendedores.
Hace mucho tiempo, antes de que nos declarasen inútiles totales, SGEL implementó el método de doble pasada en el control de devoluciones y quienes nos acogimos al nuevo sistema salimos ganando en el sentido que lo que decían las facturas se parecía cada vez más a los paquetes recibidos y devueltos, y, aunque perdimos la posibilidad de reclamación, yo, particularmente, salí ganando.

Desde que he vuelto a implicarme un poco en la marcha del quiosco, observo la enorme mejora en el funcionamiento de una distribuidora a la que, sarcásticamente, denominamos SADIBARNA por haber conseguido aunar en una sola empresa los defectos que aquejaban a SADE y DISTRIBARNA. En este tiempo SADE ha cambiado. Da gusto cuadrar una factura de esta distribuidora; podemos discrepar de la forma de hacer, pero de lo que no cabe duda es que la diferencia entre la factura que nos mandan y la que propone nuestro sistema informático apenas supera unos pocos céntimos. Y cuando estas diferencias son sustanciales, muchas veces podemos comprobar que el error ha sido nuestro. Por si fuera poco, las reclamaciones que enviamos suelen tener una respuesta rápida y positiva.
Yo, por lo menos, estoy de enhorabuena.


Dicho esto, prosigamos…

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home